Asertor Libertatis

Por LIC. M.D. Alfonso Torres Chávez

Lic en Derecho Facultad de Derecho Universidad Autónoma de Baja California

M.D. Facultad de Derecho Universidad Iberoamericana Tijuana

Esp. Derecho constitucional y amparo Facultad de Derecho UIA Tijuana

Ensenada.– La libertad es uno de los conceptos más acabados de la humanidad. Desde el imperio romano existía una clasificación de las personas en libres y esclavos que a su vez se subdivide en dos grupos. Los esclavos son los hombres que están bajo el dominio de otro que ha pagado a su dueño por este.

El artículo 1 constitucional nos dice que gozamos de una libertad inmediata e innata desde el momento de ingresar en territorio nacional para el caso de los esclavos del extranjero que ingresen a territorio nacional.

En el siglo de las luces Locke, Rousseau y Montesquieu escribieron sendos ensayos sobre la libertad. Jhon Stuart Mill escribió un ensayo amplio sobre la libertad.

En el siglo XX Isah Berlin en su obra Sobre la libertad conceptúa que los hombres nacen libres e iguales y gozan de todos los derechos que otorga el estado. La función básica del estado es entonces, propiciar que los ciudadanos gocen de una libertad cuyos límites fundamentales se fijan en base a la libertad del otro.

En la constitución los artículos 6 y 7 protegen el derecho básico a la libre expresión que es un derecho íntimamente ligado a la libertad individual aduciendo que nos faltaría espacio para entrar en la clasificación clásica de los derechos de libertad.

Si hacemos un ejercicio encontraremos que en todos los textos constitucionales –al menos los de era moderna a partir del siglo XIX- consignan la libertad de que gozan los ciudadanos en los estados democráticos.

La función básica del estado constitucional, es entonces, propiciar que los ciudadanos gocen de una protección amplia de sus derechos fundamentales. Ferrajoli nos habla de la existencia de derechos de libertad física y de pensamiento. Siendo esta la clasificación más moderna que se posee respecto a la garantía de libertad que aún se llama así en los textos clásicos de derecho constitucional publicados antes de la reforma constitucional de 2011. Fija la idea de que los hombres nacen libres e iguales según el concepto de Rousseau, es este uno de los derechos básicos que protege el estado constitucional.

En El espíritu de las leyes Montesquieu nos dice que no hay palabra que haya recibido significaciones tan diferentes como la libertad.

Todo dependerá entonces del tamiz con que se le analice. Berlin, nos dice que la libertad es uno de los conceptos inacabamos de la humanidad. Los signos libertarios se vieron opacados en los regímenes totalitarios del siglo XX. El estado socialista, en sus peores estertores cerceno todos los derechos básicos de los que debe gozar cualquier ser humano.

Así, hoy gozamos de aquella libertad con la que soñaron nuestros abuelos.