Candida, el enemigo silencioso

Por colaboración

CICESE_Candida 2Ensenada.- El Laboratorio de Diagnóstico Rápido que se construye actualmente en el Cicese, cuyo objetivo será identificar el tipo de hongo del género Candida que afecta a pacientes y ofrecerá un servicio único en Baja California, tiene un avance de 70 por ciento y se espera que comience a funcionar alrededor de finales de septiembre de este año.

Este laboratorio está adscrito al Departamento de Microbiología del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada y basará su operación en técnicas moleculares, donde a partir de una muestra del paciente de la zona afectada, se procesa, se extrae el ADN (ácido desoxirribonucleico) y finalmente se realiza una técnica de PCR, que es una reacción en cadena de la polimerasa.

La doctora Rosa Reyna Mouriño Pérez, investigadora del Departamento de Microbiología Experimental y responsable del laboratorio, explicó que se trata de una técnica que permite replicar in vitro -en condiciones controladas de laboratorio- de cientos de miles a millones de veces pequeñas cantidades de ADN en el transcurrir de pocas horas. Esto permite identificar exactamente la especie de Candida que está ocasionando la enfermedad y facilita la toma de decisiones sobre tratamientos médicos más eficaces.

Las autoridades del Cicese ya otorgaron todas las facilidades para crear este laboratorio, incluido el espacio físico, y se tiene avanzada la primera parte de la construcción. Aunque ya cuentan con la mayor parte del instrumental necesario para equipar el laboratorio, aún hace falta adquirir una campana de flujo laminar para los cultivos y una autoclave pequeña, entre otros insumos básicos. Pretenden cobrar una cuota de recuperación para la realización del diagnóstico que les permita ser autofinanciables y sustentables.

Este laboratorio dará a conocer a la institución con la comunidad médica, con la sociedad bajacaliforniana y con las personas de Ensenada, llevando así la ciencia básica al nivel de ciencia aplicada regional.

Resulta claro que la migración de la población tiene mucho que ver en la manera cómo se diseminan las diferentes especies y cuáles son las que dominan en ciertas estaciones o etapas. Así, detenerse a reconocer el origen filogenético de las especies (en qué momento se originaron y dónde) es algo relevante para la investigación. Una prioridad es reconocer si hay especies nativas o provienen de otro lado, la identificación genotípica característica dará luz a este aspecto fundamental. Así, se contará con el panorama regional que será una pieza clave para construir el rompecabezas del país respecto a la presencia de Candida como problema de salud pública.

Lo importante, agregó, es detectar al enemigo y dar el tratamiento preciso a enfermedades de la piel, las mucosas en boca y vagina, tales como la candidiasis ampliamente extendida en nuestros días. Se trata de hongos microscópicos tipo levadura, cuya membrana tiene enzimas capaces de penetrar tejidos. Candida es habitante normal de las mucosas orales, digestivas y genitales de los seres humanos y los animales, pero es oportunista; es decir, si el sistema de defensas o inmunológico del humano o animal disminuye, es el instante cuando Candida aprovecha y entra en acción provocando una micosis.

Las candidiasis en mucosas son las de mayor frecuencia: muguet, que se desarrolla en la cavidad bucal, así como esofaguitis por candida, candidiasis gastrointestinal, vaginitis por candida, la balanitis que se presenta en el glande y la otitis. También la candidiasis muco cutánea crónica que se presenta como una dolencia dispar con diversas formas clínicas que suele asociarse a afecciones endocrinas, como son el hipoparatiroidismo, la enfermedad de addison, hipertiroidismo y la Diabetes mellitus. Otros factores que pueden causar la candidiasis incluyen el uso de antihistamínicos y la deficiencia de hierro, ácido fólico, vitamina B12 o zinc. La obesidad también predispone a adquirir candidiasis.