Comunidad Académica fija postura respecto al Valle

Por Julio César García

cicEnsenada.- “Dado los cambios propuestos por el actual Ayuntamiento de Ensenada a través del nuevo Reglamento de Zonificación y Uso de Suelo del Programa Sectorial de Desarrollo Urbano Turístico de los Valles Vitivinícolas, creemos que hace falta realizar un debate con más actores que representen de manera íntegra a la sociedad, incluyendo la comunidad académica regional”, informó la Asociación del Personal Académico del Cicese (Apacicese).

Los miembros de la APACICESE manifestaron su preocupación ante la posibilidad del cambio de uso de suelo del Valle de Guadalupe.

Destacaron que el clima mediterráneo de Baja California, único en México, ha favorecido el desarrollo de una industria vitivinícola rica en historia y tradición, que a su vez ha propiciado el desarrollo turístico nacional e internacional.

“Baja California es el principal productor de uvas para vino y vinos en México, y también se producen diversos productos agrícolas y ganaderos que son reconocidos por su calidad. En conjunto, este desarrollo ha tenido un impacto positivo en el bienestar económico y social de la región”, comentaron.

Los expertos, agregaron que las proyecciones futuras sobre gastos de agua y crecimiento poblacional sugieren que cambiar el uso de suelo y dar permiso a la urbanización en el Valle de Guadalupe podría destruir la reconocida tradición vitivinícola y el turismo enológico de la región.

Agregaron, que en algunas ocasiones organismos gubernamentales solicitan a la comunidad científica realizar estudios sobre temas específicos que les den elementos concretos para definir políticas racionales y objetivas de desarrollo.

“Como comunidad científica, llevamos a cabo dichos estudios con la máxima seriedad, esperando que sus resultados sean tomados en cuenta por los tomadores de decisiones”, dijeron.

En este contexto, el CICESE ha desarrollado diversos estudios que indican que los acuíferos de la región están sobre-explotados y sobre-concesionados, incluyendo el del Valle de Guadalupe, y la extracción histórica de la arena de los lechos de los ríos ha disminuido el potencial de recarga de los acuíferos y la capacidad de recuperación de las playas. El desarrollo urbano en la zona de Ensenada también representa una presión importante sobre las reservas de agua del acuífero del Valle de Guadalupe.

Además, las proyecciones futuras del gasto de agua sólo por crecimiento poblacional (sin incluir cambio climático) son preocupantes. El desarrollo urbano también conlleva un riesgo de contaminación a los acuíferos como consecuencia de la construcción de fosas sépticas y drenajes.

Otro estudio realizado por investigadores del CICESE, a iniciativa de la Cámara de Senadores y apoyado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de la SEMARNAT, concluye que durante el siglo 21 la temperatura de la región podría aumentar hasta 4oC y la precipitación disminuir aproximadamente 10% debido al cambio climático global. La investigación indica que aún con estos cambios la vitivinicultura en el Valle de Guadalupe sería viable durante el siglo 21, en contraste con otras regiones aptas para la viticultura en México las cuales podrían reducirse en tamaño o desaparecer debido a los posibles aumentos de temperatura. Estos resultados resaltan la importancia estratégica de la vitivinicultura de Baja California a nivel nacional; sin embargo, debido al problema limitante del agua es necesario impulsar un plan de desarrollo que incluya estrategias de manejo estricto de uso y reuso de agua, obras de retención de agua pluvial en zonas estratégicas y prácticas sustentables para solucionar el problema del agua en la región.

El desarrollo de la Ruta del Vino tiene que ser bien planeado a nivel municipal y estatal, de acuerdo a una visión de largo plazo de la región vitivinícola y de Ensenada. Dar paso al desarrollo de zonas residenciales en los valles vitivinícolas afectaría negativamente a los acuíferos, reduciría la infiltración del agua de lluvia, reduciría la sustentabilidad y permanencia de largo plazo, destruiría el suelo con vocación agrícola destinado preferentemente a los viñedos de la región y acabaría con la larga y reconocida tradición vitivinícola de Baja California. Los resultados de estos estudios serán publicados en un libro a principios del 2014.

Dado los cambios propuestos por el actual Ayuntamiento de Ensenada a través del nuevo Reglamento de Zonificación y Uso de Suelo del Programa Sectorial de Desarrollo Urbano Turístico de los Valles Vitivinícolas de la Zona Norte del Municipio de Ensenada (Región del Vino), B.C., y las consecuencias que esto tendría para el desarrollo de la zona, creemos que hace falta realizar un debate con más actores que representen de manera íntegra a la sociedad, incluyendo la comunidad académica regional. Apoyamos la iniciativa de la mesa de trabajo que se llevará en la UABC, campus Ensenada, para discutir abiertamente este tema con la comunidad. Es responsabilidad de todos aportar para tomar la mejor decisión que garantice la sustentabilidad a largo plazo de esta región única en México.

Firman por APACICESE, el Dr. Luis Calderón, presidente, Dr. Thomas Kretzschmar Estudios del agua y sus proyecciones futuras y por Dra. Tereza Cavazos, de Estudios de cambio climático.




CLOSE
CLOSE