De la responsabilidad ciudadana

Por Adrián García

Ensenada.– Existe un libro que se llama “Parliament of whores” del connotado humorista Americano, P.J O Rourke. Es un libro de humor, de ninguna manera un trabajo científico o académico, pero que plantea un mensaje importante , que en una democracia como la de nosotros “el pueblo “tiene los gobiernos que se merecen, no hay grandes conspiraciones ni los partidos son estos entes malignos y siniestros que vetan las buenas ideas, ni que tampoco vivimos en una dictadura brutal disfrazada de democracia, que tenemos el gobierno que tenemos por qué votamos de cierta manera y pedimos mucho sin tener la mayor gana de poner de nuestra parte para mejorar nuestro entorno.

Se pudiera estar de acuerdo con su visión o no, ciertamente hay puntos que son debatibles, entendibles y otros, por qué no, compartibles, pero creo que si pone un importante mensaje que es digno de analizar y que complementare con la sig. Frase de Isaac Asimov

“Existe un culto a la ignorancia: siempre lo ha habido. La presión del anti-intelectualismo ha ido constantemente abriéndose paso a través de nuestra vida política y cultural, alimentado por la falsa noción de que la democracia significa que “mi ignorancia es igual de válida que tu conocimiento”.

Lo vemos todo los días, cualquier página de política en México está repleta de comentarios tan mal informados como las notas tendenciosas que la generan, nos escudamos en la comentacracia facebookera para poder expresar el sentir de cualquier tema, aunque no sepamos ni tengamos mayor conocimiento del mismo, y desdeñamos a quien con autoridad de conocimiento nos hace ver otro punto de vista del mismo, “arrastrado, lame botas, pendejo, tonto“ son los adjetivos que se suelen utilizar, y como estas dos vertientes contribuyen al deterioro de la participación ciudadana en política.

Seguro, la partidocracia se ayuda poco o nada con excesos y casos de corrupción, pero realmente eso explica el desintereses por lo político de una buena parte de la sociedad? No será también una falta de responsabilidad del ciudadano de vigilar que sus políticos cumplan y si no, haya precios electorales por pagar?

Dónde queda el papel del ciudadano en la nueva era de la información?.

Leí con atención el escrito de Cristian Vásquez, publicado en un portal, donde hace referencia (sin mencionarme por mi nombre) a aquellos que nos atrevemos a desentrañar conceptos políticos y con cierto desdén habla de la inutilidad de esto al momento de motivar a la gente a votar, la verdad es que su artículo es un buen ejemplo (con buenas intenciones) de las generalizaciones que pueden parecer en un momento atractivas pero que no generan mayor tema que el de profundizar el ustedes Vs nosotros. Entiendo de donde viene Cristian, será regidor independiente en el próximo Cabildo y fue participe de la campaña de Omar García, que se caracterizó por salir de la nada y hacer un muy buen papel en campaña, pero de recurrir a discursos estridentes y generalizantes, cosa que el propio Cristian hace al momento de referirse a todos los jóvenes que participan en un partido y reproduzco Para que los jóvenes que entran a un partido, llámese PRI, MORENA, PAN o PRD, se quiten la estela de mirreyes así la hayan traído de cuna”(sic) es una generalización que no aporta mucho, y un poco insultante a mi juicio. La inmensa mayoría de los jóvenes que me han tocado conocer dentro del proceso político que paso, y de la cual fue orgullosos participe son bien intencionados, conscientes del bagaje que cada quien trae. Esto es tanto como decir que los independientes deben de quitarse la estela de mesianismo y populismo ramplón caracterizado por el personaje independiente que guste. Cada caso debe de valorarse en lo individual y repartiendo a cada quien lo suyo.

Si queremos preguntarnos como generar mayor participación ciudadana es haciéndonos todos responsables de la parte que nos corresponde, no poner y a encasillar a unos contra otros entre víctimas y victimarios, sino de contra pesos, es deber del ciudadano estar pendiente de los asuntos de la cosa pública, es deber de los encargados de la cosa pública de comunicar a sus habitantes lo que realiza y como lo realiza, en que se gasta, quienes ganan las licitaciones, sin populismos, ni golpes de pecho , la razón por la cual existen excesos y retomando el libro de O’Rourke es porque la población deja de vigilar a sus políticos, la razón por la cual unos nos atrevemos a hablar de populismos y definiciones de temas similares es porque la gente merece saber de qué se trata y por qué lo definimos como lo definimos, al final del día y en el espíritu de Donne, Nadie es una isla por si mismo, todos estamos conectados, de una manera u otra, no nos podemos sustraer de nuestro entorno, porque cuando suenan las campanas, suenan para todos.