¡Deja de llorar!

Por Adrián García

Ensenada.- Caras largas, expresiones de resignación, candidaturas que parecen más sacrificio que un genuino deseo por brindar una oferta política atractiva al electorado, es lo que se está viendo dentro del Partido Acción Nacional. Después de 3 décadas en el ejercicio de Gobierno estatal y a espaldas de la peor derrota federal en la historia del Panismo, la cortina parece estar bajando. Parte el desgaste natural de gobierno, parte que MORENA se ha convertido en la “más deseada” cantaría el Vale Elizalde, parte un Gobierno Estatal que ha sido polémico por decir lo menos.

¿Qué es lo que viene al PAN? ¿Debemos resignarnos? ¿Vivir de los viejos recuerdos?

Ni madres.

Creo que lo primero que debe hacer el PAN es empezar a combatir todas estas narrativas que nos ha impuesto y nos hemos dejado imponer por el de Macuspana. Somos el partido que dejo estabilidad económica, un dólar estable, instituciones fuertes y novedosas como “Seguro Popular” o el “IFAI”, En Baja California recibimos un estado con los peores índices en calidad de vida a estar consistentemente entre los primeros 5. No dejemos que los simplistas discursos López Obradorianos nos hagan sentir avergonzados de nuestra historia. Tenemos mucho de que sentirnos orgulloso y también tenemos que ser autocríticos con lo que dejamos de hacer.

En el PAN se vive libertad, ¿que otro partido estuvo dispuesto a lanzar a los principales críticos de la administración estatal como sus abanderados? ¿MORENA? Ni de chiste. Si bien el resultado no fue el esperado por las dirigencias y si bien, quien escribe, no estaba de acuerdo del todo, debo respetar inmensamente la intentona. Eso demuestra que el PAN no tiene empachos en ser un partido abierto y consciente de si mismo.

Pero mas que nada Acción Nacional debe de entender que en lo local una generación llego a su fin. Veo con optimismo como poco a poco se han apuntado nuevos cuadros a las candidaturas, nuevas voces, que, si bien todavía falta tener un mensaje nuevo y moderno al electorado, el hecho de tener una camada que genere una conexión fresca con el electorado siempre será buena noticia. Esto si bien es bueno, también pudiera ser contraproducente si es que la generación entrante no entiende que el PAN ya no esta para lanzar candidaturas huecas, sin sustancia, si no se entiende que la gente no quiere a candidatos sacados de un manual, de focus group y de todas esas cosas que transforman a una persona en un robot con frases recicladas, soluciones banales y poses de estadista que no vienen al caso en una sociedad tan conectada como la nuestra. No hay lugar para aquellos que hablan como imitando a Cantinflas en “Su excelencia” (búsquelo en youtube) mientras que en sus historias de Instagram salen en tremenda fiesta.

Pero mas que nada…por amor de Dios:

El PAN debe de dejar de llorar por su nueva encontrada mala fortuna y dejar de actuar como si esto fuera el fin del mundo. El PAN es un partido que por 7 décadas sufrió en la “brega de eternidad” para poder aspirar a cargos públicos. Una nueva ola populista no es para entrar en depresión, convertirnos en malas copias del pejismo y ser pesimistas, perpetuamente pateando el bote.

 

En la vida hay peores cosas que perder elecciones, si se quema la casa, la volvemos a reconstruir, ¿Cuál es el problema? Somos Panistas, verdaderos Panistas, que entendemos que la brega de eternidad es siempre, no a ratos.