Desalienta desarrollo económico y política fiscal a empresarios

Por Nelly Alfaro

Ensenada.- La política fiscal del país desalienta el desarrollo económico, la creación de nuevas empresas y dificulta la sostenibilidad de las que ya existen, consideró el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación en Ensenada (Canacintra), Jorge Cortés Ríos.

Indicó, que debido a la falta de reciprocidad entre lo que se paga al erario y lo que se recibe en infraestructura, servicios y calidad de vida, son  los principales  inhibidores para la economía, así como  la dificultad para pagar los impuestos aún para las personas físicas con actividad empresarial y las micro y pequeñas empresas.

Esto, recalcó, debido a toda la tramitología a la que debe someterse ante el complicado Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Cortés Ríos, agregó, que la obligatoriedad en el uso de la tecnología es un gran contrasentido en la intención del gobierno en un país en donde la gran mayoría de los contribuyentes son analfabetas tecnológicos y que por lo mismo deben recurrir a despachos en donde tienen que pagar un alto porcentaje de sus ingresos para pagar impuestos.

“Firmas electrónicas, claves de acceso, buzones electrónicos, declaraciones informativas, pagos interbancarios, uso de tarjetas, cuentas de cheques, sistema de facturación, timbrado de nóminas, certificaciones diversas, es demasiado para el dueño de un taller mecánico, un carpintero o panadero, o cualquier otra de las micro empresas que conforman el 80 o 90% de la industria nacional”, refirió.

La política fiscal en México, destacó,  va en la dirección contraria a lo que debiera ser su objetivo para el desarrollo, pues fomenta la informalidad, grava los empleos de alta productividad y subsidia los empleos de baja productividad.

“Por ejemplo, los impuestos reducen el nivel de ingresos de las personas y aumentan los precios de los bienes y servicios que afectan toda la cadena productiva como es el caso del IVA que se ve sometido a un proceso repetitivo de pago y deducciones hasta llegar al consumidor final”, explicó.

La propuesta de la Canacintra,  es que el porcentaje de IVA sea menor, que sea universal para que se cargue a todo tipo de mercancías, con la única excepción de ciertas medicinas y alimentos, y que sea pagado solamente por el consumidor final, con lo que se facilitaría su pago y haría más eficiente su captación por parte del sistema tributario.