Documenta Cicese estudios sobre tramo carretero

Por Nelly Alfaro

carre 2Ensenada.- Después del hundimiento del tramo carretero del kilómetro 93 de la autopista Tijuana-Ensenada, personal de Cicese estableció que la formación de estos deslizamientos, independientemente de sus dimensiones, se debe a varios factores, como fallas de gran longitud y planos de contacto entre unidades de roca con propiedades físicas distintas e inclinadas, entre otras.

Como se ha documentado en trabajos técnicos realizados desde que se construyó la carretera de cuota Tijuana-Ensenada en su tramo de Salsipuedes (CTES), la zona se caracteriza por la existencia de deslizamientos rotacionales dominados por la acción de la gravedad.

Explicaron que una condición necesaria para que el deslizamiento se produzca es que exista una pendiente pronunciada que favorezca el movimiento de la masa que se encuentra en desequilibrio.

Explicaron que existen agentes “disparadores” naturales del movimiento, como los sismos y la saturación de agua en los poros de los sedimentos, por citar sólo dos, así como “disparadores” antrópicos, relacionados con la acción humana, como el corte de las pendientes o la carga excesiva por obras civiles.

Expertos en el tema, detallaron que cuando ocurre la combinación de vibración (como el producido por el movimiento de vehículos pesados), saturación por agua (principalmente pluvial), inclinación de capas en el sentido de la pendiente y la existencia de capas que pueden actuar como lubricantes, el movimiento de la masa por ruptura del equilibrio es altamente probable.

“El tiempo juega también un papel importante, pues las condiciones en terrenos susceptibles se modifican por el movimiento gradual a lo largo de planos de fracturas y por compactación”, dijeron.

En un recorrido de reconocimiento geológico efectuado apenas en noviembre de 2013 en la zona colapsada, personal de la División de Ciencias de la Tierra del Cicese observó que el hundimiento en el área donde la carpeta asfáltica estaba más afectada obedecía principalmente al movimiento paralelo a las capas en sentido de la pendiente principal, viendo desde la playa.

Destacaron que es pertinente observar que el diseño de la autopista obedece a las proyecciones hechas a finales de la década de los sesenta, cuando el aforo vehicular era bastante menor que el actual y, sobre todo, el peso de los vehículos que ahí circulaban era mucho menor.

Habrá que recordar que el vehículo que quedó atrapado en la zona de deslizamiento era un camión de doble remolque que transportaba cemento y cuyo peso superaba las 35 toneladas. Cada uno de estos vehículos significan masas que entran en vibración al circular por esa zona, luego de haberse instalado ahí pronunciados reductores de velocidad.