EL CARTEL DE LOS MENTIROSOS (Yo mate a “El Chayo”

Ensenada.- ¡Es inaudito! Que en un país en el que se presume, que existe el respeto por los derechos humanos, un aparato de gobierno entero se ufane de haber liquidado (Matado) a un ser humano, aunque este sea un delincuente.

Los motivos nos quedan claros, se trataba de legitimar una posición en una lucha inútil y gravosa a la que dieron en llamar Guerra, que el Gobierno de Calderón en estado de ebriedad desarrollo, sin medir las consecuencias y digo inútil, porque los resultados fueron pobres pero muy  inicuos para el pueblo que sufrió los desatinos de un presidente, también digo que fue gravosa, porque se malversaron muchos recursos y hubo una gran cantidad de pérdida de vidas humanas y los daños colaterales son incuantificables a la fecha.

¿Pero saben qué? Esa fue una burda y absurda mentira pues la persona de la cual los adláteres de Calderón se ufanaron de haberle dado muerte y a la que me refiero, es al que ahora se le conoce con el nombre de Nazario Moreno González y con el mote de “El Chayo”, quien al parecer ahora si está muerto y no anda de parranda como anduvo en todo el resto del sexenio anterior y parte de este, a partir de que fue anunciado su deceso violento a manos de “Fuerzas federales Calderonistas”.

Pero lo que me causo un gran estupor, no fue eso. Fue que otra vez el ex presidente Felipe Calderón Hinojoza mostro su lado oscuro y su desdén por el respeto a los derechos humanos, pues hizo público su regocijo, por la muerte del delincuente antes mencionado y felicito calurosamente al Gobierno actual, por haberlo quitado de en medio.

Esa es una demostración pública, de que en México, como dijo  José Alfredo Jiménez en conocida canción  ¡La vida no vale nada! Y si no vale nada, pues mucho menos importa y menos le importa a alguien como ese que fue presidente del País bajo la sombra de la duda y de la ilegitimidad. Que además se distinguió, por sus dislates y toma de decisiones desorientadas y arbitrarias y el constante atropello de los derechos humanos y de la soberanía de los Estados de la Republica.

¡Que desfachatez y que cinismo! En vez de sentirse avergonzado porque se descubrió el engaño de su tinglado orquestado por su perro negro Genaro García Luna, se congratula de que hayan matado al mismo individuo que el asevero haber matado en los tiempos de su gobierno. Según su propio boletín emitido “Oportunamente”

El gobierno mexicano reportó que Nazario Moreno falleció en Michoacán el 9 de diciembre de2010 durante un tiroteo con la Armada de México.

En un tiroteo que habría durado alrededor de dos días cuando hombres armados de La Familia Michoacana atacaron a la Armada de México y a la Policía Federal en la ciudad de Apatzingán, usando vehículos como barricadas en un intento de evitar que la Policía Federal pudiera recibir refuerzos.

Por otra parte, es de llamar la atención, que el gobierno actual se deshizo en explicaciones tratando de justificarle a un pueblo que han vuelto desconfiado a fuerza de tanta mentira y tanta falacia, que sí, efectivamente, se había dado muerte a Nazario Moreno González(a) “El Chayo”, presunto líder de la banda de criminales conocida como “Los Caballeros Templarios” que  antes lo fuera del grupo de delincuentes conocido como “La Familia”.

Así  y  sin que hubiera necesidad. Haciendo a un lado el principio de la buena fe y de la certeza, practicaron al cadáver diversos exámenes de antropometría y de identificación, cuyos resultados hicieron públicos, para que nos quedara claro, que el cuerpo inerte del sujeto referido si correspondía a la media filiación del mismo. Todo ello con el afán de quedar bien ante la opinión públicay de paso evitar incurrir en falsedad como lo hizo el Gobierno precedente. ¡No había necesidad de tanta vehemencia! Pero así lo hicieron.

La actitud negativa del Gobierno Calderonista, comenzó desde el mero día que fraguaron la mentira de que habían eliminado a Moreno González y de ahí pa’l real, se acrecentó con la constante de falsedades que seguramente con aviesos fines orquestaron y no hay otra explicación, más lógica que pensar en que el objetivo primordial era otorgarle con “Su muerte” patente de corzo al individuo en ciernes, para que “Trabajara” en favor de (¿?), actuando en completa impunidad, bajo el amparo de una inmunidad que le daba el hecho de que se hiciera público que ya no pertenecía al mundo de los vivos, pues con la muerte prescribe todo.

Es obvio que a partir del conocimiento que se tiene, de que este individuo ya está fuera de circulación, la obligación del Gobierno que si lo mato, es la de investigar a fondo y exhibir a quienes le brindaron protección oficial, para que campeara a sus anchas en el territorio michoacano ocasionando el mal, mientras duro el mito de su muerte. El no hacerlo, convierte al Gobierno actual, en cómplice del anterior en todo lo malo que haya desplegado Nazario Moreno González a partir del año dos mil diez hasta el día en que murió como afirman.

Porque seguramente el regocijo de Felipe Calderón, se debió a que los muertos ya no hablan, ¿no lo creen Ustedes? Porque es increíble, que dos gobiernos se disputen el triunfo de haber matado a un ser humano, aunque este sea un delincuente, y todavía más inadmisible lo es que un ex presidente felicite con gusto a otro presidente, por haber liquidado a ese ciudadano, ese tipo de actitudes hacen que uno se pregunte ¿Cuál sería el temor de FelipeCalderón, que El Chayo hablara y dijera que en su sexenio se le protegió hasta con el manto de la muerte? Y también que nos preguntemos ¿Cuál es el temor del gobierno actual? ¿Qué la gente no les crea que efectivamente está muerto quien dicen que lo está? ¡Más bien me inclino por creer que se trata de una lucha de carteles! y a partir de las mentiras y de los actos de desconfianza desplegados por quienes nos gobernaron y nos gobiernan, es evidente que ha nacido uno nuevo. El cartel de “Los Mentirosos” y este es el más peligroso, porque está en el lado de la oficialidad.

¡Ahí la dejo pues! y despedida no les doy, porque no la traigo aquí, pero si mando el saludo más expresivo de todos los mexicanos, cuando no nos gusta algo y que se refiere a la autora de nuestros días, para aquellos que nos dijeron mentiras diciendo que habían liquidado al ciudadano mexicano que aquí se refiere. Y desde luego lo hago extensivo, para quienes las consienten y no investigan los nexos y lazos de vinculación que sin duda existieron alrededor de esa supuesta liquidación y para quienes permiten que se de ese binomio que nadie quiere reconocer, pero que constituye el origen de los males que aquejan a este noble país.

Me refiero al binomio conformado por elPolicía-Delincuente o el Delincuente-Policía. Porque ambos caminan aparejados y agarrados de la mano, en pos del ciudadano de buen vivir.

Nos vemos en la próxima, si Dios o el sistema así nos lo permiten.

Para Rada Noticias, La Tribuna de Ensenada y Ensenada Zoom escribió:

Miguel Alfaro García.