El Partido Acción Nacional en el sueño

Por Adrián García

Ensenada.- Terminé de leer este estupendo cuento de Haruki Murakami llamado “Sueño”. Captura de manera fantástica y extraordinario el surrealismo que conlleva el tener una rutina y las argucias mentales que nos imponemos a nosotros mismos para escapar de aquello que nos parece opresivo. Estable quizá, cómodo si gusta, pero la rutina por definición tiene una naturaleza opresiva, especialmente a aquellos que amamos la libertad.

 

¿A qué viene todo esto?. Que el PAN me recuerda al personaje central en esta obra, alguien que en apariencia tiene el control de su destino pero si le rascamos un poco vive una especie de crisis existencial donde las líneas entre lo que quiere hacer y lo que tiene que hacer son cada vez más indivisibles. El partido creo se encuentra en una excelente posición para poder ser competitivo rumbo a las siguientes elecciones, pero creo que debemos de hacer un alto en el camino, observar muy detenidamente lo que ha sucedido a nivel global durante los últimos años y poder actuar en consecuencia, me atrevo a dar los siguientes puntos en aras de generar debate:

1.- No bastará con decir “No somos nuestros adversarios”: No bastó en decir en el Reino Unido que salir de Europa era suicida y punto, sin aclarar cuáles eran las consecuencias del mismo (El termino más buscado en Google e después de la elección fue “Qué significa E.U? y consecuencias de salirse del mismo). Como tampoco bastó a la campaña de Hillary Clinton tratar de hacer un referéndum en torno a la viabilidad y temperamento presidencial del ahora flamante presidente electo Donald Trump. No basta señalar los errores de los demás ni poner nuestras esperanzas electorales en solo amartillar al electorado de lo pobre que lo han hecho los actuales gobernantes.

Debemos plantear soluciones reales a los problemas reales de la población, dejar de estar en la torre de marfil y dejar de hablarle a la gente como si les hiciéramos el favor de gobernarlos.

2.- Estamos en la época del anti “establisment”: Una de las anécdotas más famosas salidas del Brexit fue la ocurrida en un programa de radio londinenese,  una radioescucha espetó un “Estoy hasta la raya de los llamados expertos, de la elite, de los que dicen saber, después de todo expertos construyeron el Titanic”. Este desdén por las elites, por los snobs con que mamonería por delante le decían a la gente que no eran lo suficientemente inteligentes para explicarles los entretelones de la dinámica gubernamental, los responsables de las crisis financieras etc. Fueron cansando poco a poco la población que con razón critica o sin ella han empezado a mandar un mensaje claro y contundente. Así que en ese contexto, el PAN debe de pensar seriamente en a quien presenta como candidato presidencial. Si bien México ya ha tenido sus rounds con candidatos populistas (si yo le pregunto que me diga un candidato presidencial que diga que no cree en las encuestas, que manda al diablo a las instituciones y que sostiene que las elecciones pueden ser fraudulentas a quien me diría?) Es hora de presentar opciones frescas, que aporten nuevas ideas a la población. Todos sabemos el diagnostico pero como hacerlo de manera que la gente crea y compre nuestras propuestas? Teniendo voceros que tengan credibilidad y puedan comunicar de manera eficiente, carismática y segura nuestro mensaje. Dejar de mirar al electorado hacia abajo o venderles la falsa noción que los vemos hacia arriba, igualdad es la palabra.

 

3.- Se trata de cuidar la unidad interna!: Hillary llego increíblemente desgastada por las primarias demócratas, si bien su contrincante Bernie Sanders se abstuvo de llevar una campaña sucia, la base que este despertó de apoyo a su candidatura tome una posición absolutamente anti sistema e Hillary era el principal villano de esa narrativa:

A pesar de ser una mujer preparada, inteligente, argumentativamente la persona más preparada en ser Presidenta, vivimos en años donde era la peor candidata posible en el peor momento posible, el torpedeo llego de todos lados, del ala más izquierdista de su partido, de los conservadores, etc. Los demócratas no salieron a votar por ella en los estados donde ella más los necesitaba. Ni siquiera votaron en contra, simplemente no fueron. Trump ha sido el candidato que menos votos ha obtenido de las pasadas 3 elecciones, pero se alzó la victoria.

De nada sirve ganar una interna, si dejamos a un partido lastimado y fracturado.

Tenemos que darle propuestas a la gente, gente que tiene miedo de perder su trabajo, de enfermar y hacer colas interminables en el IMSS y si es urgente andar boteando por las calles, vendiendo cosas personales para sacar los gastos, los jóvenes que ven como sus empleos se están yendo a las nuevas tecnologías, a la gente que le da miedo a salir a su calle y sobre todo, toda esa gente que este cansada de no tener a políticos que admirar ni respetar. Debemos de dejar nuestro ego al lado y trabajar todos unidos. No hay más.

Veamos el espejo americano, agarremos sus enseñanzas y apliquémosla a nuestra realidad. El 2018 nos espera.