Ensenada tiene nuevo Obispo

Por Nelly Alfaro

DSC09186Ensenada.- En punto de las 17:00 horas dio inicio la Misa de ordenación Episcopal y toma de posesión del Obispo Electo Rafael Valdez Torres, ante miles de personas que se dieron cita en la Unidad Deportiva de Valle Dorado.

Ahí, Sigifredo Noriega Barceló quien fuera el primer Obispo de la Diócesis de Ensenada dio la bienvenida a Monseñor Valdez Torres.

“Bienvenido hombre de Dios creado y cultivado en la iglesia de Zamora, discípulo de nuestro Señor,  apóstol de nuestro Señor hoy ordenado Obispo para servir en esta iglesia, bienvenido como cristiano”, expresó.

En su mensaje, también habló sobre asesinato del Padre Nachito, y manifestó que el hecho, puede significar que se ha fracasado como sociedad y pensar negativamente de la evangelización, sin embargo, hizo un llamado a los fieles católicos a que vuelva al evangelio.

Acto seguido, en la liturgia de la palabra, se leyeron  cartas del profeta Isaías y de San Pablo que citan “Cristo nos da oportunidad de ser nuevos cristianos, dejando lo malo y tomando lo bueno” e ir al encuentro del Señor.

Tras la liturgia de ordenación episcopal, el Nuncio Apostólico Christophe Pierr, dijo en su mensaje que hay un rito muy sugestivo, el cual es la imposición del libro de los evangelios sobre la cabeza del ordenado, signo claro que se hace mensaje entre el evangelio y el elegido.

“Actúa el espíritu santo que colma de pobreza al hombre y lo hace servidor obediente. Advertirá la exigencia y necesidad de permanecer como discípulo que necesita alimentarse de la palabra para que ésta llegue a lo más profundo de su corazón y el espíritu santo que hoy desciende,  permanezca vivo y actuante en su persona”, expresó.

Así, se llevó a cabo la invocación al espíritu santo, la imposición de las manos y  la plegaria de ordenación en donde el Obispo Rafael fue ungido con el santo crisma, recibió el anillo episcopal y los signos episcopales como el la mitra, el báculo y el solideo, símbolos de santidad, pastoreo y un solo Dios.

Finalmente, el Obispo Rafael Torres Valdez agradeció las manifestaciones de cariño que le fueron demostradas desde su arribó al puerto.

“He tomado posesión de donde debo realizar la función  de enseñar al pueblo de Dios y ejercer la función del profeta del hombre enviado por Dios, para llevar la palabra, la buena nueva, palabra de verdad, de vida, palabra transformadora, que compr