Foto_niños_con_cáncer

Es la leucemia, el cáncer más común en los menores de edad

Por Nelly Alfaro

Foto_niños_con_cáncerEnsenada.- La leucemia es el cáncer más común en menores de edad, así como de hueso, hígado y cerebral, explicó el doctor Saúl Ruíz Morales Oncólogo del Hospital General de Zona IV número 8 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Ensenada.

El cáncer comienza en las células que forman los tejidos del cuerpo, se desarrolla a través de mutaciones o cambios en los genes; en ocasiones, se forman células nuevas que no son necesarias y las viejas no mueren cuando deberían, provocando el exceso de las mismas que dan como resultado la formación de tumores.

El galeno, señaló que todos los tipos de cáncer, incluso, en niños, tienen un proceso patológico común; las células crecen de forma descontrolada, con tamaño morfológico, anómalo, destruyen células vecinas y al final acaban extendiéndose a otros órganos y tejidos, de manera que el organismo no puede controlar.

Conforme esto ocurre, explicó, exigen cada vez más nutrientes del cuerpo el cáncer consumiendo la energía del paciente debilitado sus defensas contra otras enfermedades.

Los factores que desencadenan el cáncer en los niños no coincide con los adultos como el hábito de fumar, dieta, sol o la exposición a toxinas ambientales. En los niños puede ser de origen genético, como Síndrome de Down, asimismo los niños que se ha sometido a quimioterapia o radioterapia tienen un riesgo de presentar otro cáncer en el futuro.

Explicó que el tratamiento tiene grandes exigencias para los niños y la familia, la experiencia es estresante, sin embargo, señaló, es una oportunidad para reconocer fortalezas, cambiar roles, aceptar ayudas, aprender de otros que estuvieron en la misma situación, compartir y valorar el tiempo en familia.

Por último, el especialista del IMSS dijo que el niño con cáncer necesita crecer, jugar, ir a la escuela, distraerse, y relacionarse socialmente,  por lo que se le debe apoyar y perder el miedo a acercarse y el temor a impresionarse, valorando más allá que de estar enfermo de cáncer no deja de ser un niño.