Es o no es?

Por Martín Espinoza

Ensenada.- Actualmente hay un tema en los aires mexicanas que considero bastante risible. Como egresado (y sin título) de Ciencias de la Comunicación, a veces ver a los ojos a la mole social que formamos como personas de occidente da pena, mucha pena. Estar presente mientras nos dejamos cubrir bajo la marea de una noticia especialmente diseñada como golpe de mercadeo, solo para que todos la volteen a ver. Y es que a veces las noticias son tan sexys como la Monroe. Hay gente especializada en hacerles todo un aparato que comienza en un par de menciones en los medios correctos, para ser amasada y cubrir toda la atención (y la tensión).

Esto llegó a ponerse por completo a mi cabeza el día de hoy en que me comía tranquilamente unos tacos de chile relleno (caros como ellos solos) y la tele del puestito estaba sintonizada en las noticias de medio día. Entonces la señorita que atendía volteó con uno de los clientes y le preguntó de manera irónica: “Y qué? Es el Chapo o no es el Chapo”.

A eso se reduce el vox populi actual. Y es que yo respondo: “Qué importa? Qué va a cambiar en México si es el Chapo o su primo o Alejandra Guzmán?” En verdad afecta a la economía? A la vivienda? A la educación? La calidad de vida cambiara en alguna dimensión? Muy humilde y particularmente creo que no.

El hombre si es un pilar del narcotráfico y todo lo que quieran, pero el problema del narco no se acabara cortando cabezas de todas maneras. Se acabaría viendo como balancear los sectores antes mencionados y volviendo a la nación un lugar sustentable y sin problemas de dinero. Que los que venden droga no lo hacen nomas por que sean muy malos, si noporque es una manera más de volverse ricos. Y es que a los que les gusta el dinero, no les importa pasar por encima de unos cuantos intereses ajenos. Y no, para nada estoy diciendo que los empresarios, los gobernantes y los narcos sean igual de malos…eso se lo dejo a interpretación a mis lectores (n.n).

Nuestro queridísimo gobierno se las ha arreglado para hacer un montaje en el que se están dando logros que jamás habían llegado. Tirando gente bien maldita y bien corrupta del divino alcance de la justicia (como la señora esa del sindicato), demostrando que nuestro presidente si tiene, y muchos. Que su gabinete y sus planes elementales están para darle duro a todos los que han metido a México en la miseria…Pero creo yo que el sistema es como una hidra, y si le cortan la cabeza, de donde mismo salen tres. Si quieres hacer un cambio real, hay que quemar el lugar de donde salían esas cabezas. Reformar, de una manera real, y no nutriendo al capital como se ha hecho con las nueva legislaciones que dan concesiones al que tiene más dinero de por sí.

Este rollo de detener malhechores a lo Batman hace mucho bullicio, y al igual que el superhéroe, distrae al ojo público de problemas más impalpables que el bigote rasurado de un narcotraficante. Hemos sido distraídos de muchas maneras, y esta última trata de glorificar a un gobierno que por un lado nos vende y por el otro se dice salvador. Sí, saca la noticia del Chapo, y que solución le estas dando a Michoacán? Al desempleo? A la falta de crédito para la clase que no tiene carro del año?

A mí no se me hace importante que le tomen las huellas dactilares y la construcción genética y facial y otras mil pruebas que parecen sacadas de CSI o de una película noventera con Schwarzenegger (lo habré escrito bien?). Pero al parecer a los medios más solicitados a nivel país si, y entran en este medio de entretenimiento que se ha vuelto nuestra realidad, donde todo se arregla mandando a alguien a la cárcel y el superhéroe al final del episodio vuelve a su normalidad, poderoso e intachable.

Pero será acaso el maleante quien dijimos que era? Culpable, inocente? Y soluciona algo que lo hayamos derrotado?