Exigen pescadores respuestas de la CONAPESCA

Por Nelly Alfaro

image (1)Ensenada.- Diversas complicaciones enfrenta el sector pesquero desde hace varios meses, ante el desorden que prevalece por la aparente inactividad de las autoridades competentes, consideró la Ingeniera Bertha Martínez Villalobos.

La Presidenta del Comité Sistema Producto Calamar de Baja California, mencionó que además de los problemas entre langosteros de la zona sur, los pescadores de calamar, aún esperan los resultados de la revisión del permiso que la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), le entregó al barco japonés Wakashio Maru 87.

Dijo que desde hace más de dos meses autoridades federales dieron a conocer que el permiso dado al barco nipón para la pesca del calamar gigante (Dosidicus gigas), era sometido a un proceso de revisión, hasta el momento se desconocen los resultados o avances.

Martínez Villalobos, agregó que, de acuerdo a lo declarado por las autoridades de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la revisión involucraba distintas dependencias.

Sin embargo, dijo, hasta el momento no se han dado a conocer datos preliminares ni por menores del asunto a pesar de que fue un compromiso de las autoridades federales.

La presidenta, destacó que la importancia del tema, radica en las afectaciones que su operación generaría al sector local por la competencia desleal que implica.

“El barco nipón, cuenta con un permiso para pesca de calamar gigante en el Océano Pacífico y Golfo de California, mientras que los calamareros locales están limitados al litoral Bajacaliforniano”, refirió.Además de no generar derrama para la entidad, el Wakashio Maru 87, capturará (según la Atunera Max), entre 4 mil y 5 mil toneladas anuales, mientras que todos los pescadores y embarcaciones locales apenas rebasan las 4 mil toneladas.

Recordó que en el Senado de la República se presentó un punto de acuerdo para cancelar el permiso y revisar el procedimiento.

Asimismo, observó que el Instituto Nacional de Acuacultura y Pesca (Inapesca), emitió opinión técnica negativa en tres ocasiones, para negar el permiso de pesca de Calamar Gigante para esta embarcación extranjera.

Pese a ello, se le autorizaron 200 poteras, mientras que a los barcos mexicanos se les permite un reducido número de poteras.

En la zona del alto golfo, agregó,  pescadores de camarón están en riego de desaparecer y quedarse sin el sustento para sus familias, debido a que se les quieren imponer artes de pesca de arrastre que incluso fueron prohibidas en países como Costa Rica, por no ser amigables con el medio ambiente.

Con estas se busca sustituir los chichorros de línea que se han utilizado por más de una década y que contribuyen al cuidado de las especies.

Aunado a ello, los pescadores enfrentan el cierre de distintas áreas por la conservación de la vaquita marina.