Exigibilidad de los anexos a la manifestación de valor.

Por Eric J. Reyes 

Especialista en Comercio Exterior en G-Global

Ensenada.- Este tema que comentaremos el día de hoy, es muy interesante para nuestra actividad como usuarios del comercio exterior, dentro de la legislación aduanera se establece que los importadores deberán de tener la manifestación de valor, y contar con sus anexos, esta manifestación es el documento que demuestra como el importador llego a determinar el valor de  las mercancías, y a esta se le debe de anexar los documentos que se utilizaron para llegar a dicho valor a los cuales les denominamos como anexos, entre estos documentos tenemos; facturas, listas de embarque, gastos en el extranjero, etc.

Pero esta obligación señalada en el reglamento de la Ley Aduanera al día de hoy NO se cumple debido a que la propia autoridad ha venido postergando la entrada en vigor de los anexos desde hace algún tiempo, este diferimiento de vigencia se establecía en las reglas generales de comercio exterior, pero en un artículo transitorio, con la publicación de las RGCE del 2018 se creó una nueva regla en la cual se señalaba que la entrada en vigor de estos anexos seria el próximo 02 de julio del 2018, cosa que no sucederá, ya que el 20 de abril 2018 la SHCP publica su Primera Resolución de modificaciones a las Reglas Generales de Comercio Exterior para 2018 y sus anexos 1, 1A, 21, 22, 27 y 31.”  En la cual nuevamente se vuelve a extender la entrada en vigencia del cumplimiento de estos anexos, esta obligatoriedad será para el 02 de enero del 2019.

En mi opinión antes del 02 de enero del próximo año volverán a diferir la entrada en vigor, esto porque existe una gran falta de conocimiento por parte de los importadores en el cabal cumplimiento de la manifestación y sobre todo de los anexos, ¿que quiero decir con esto?, que lo importadores debido a que están inmersos en la “operación aduanera” desatienden el tema del “Compliance Aduanero”, es decir, que verifiquen que las operaciones se hagan conforme a ley, y que es lo que nos perjudica la entrada en vigor, que los importadores en estos próximos 8 meses se estén preparando el cómo cumplir con dicha obligación, se van a olvidar de esta con la intención y esperanza de que en esa fecha la autoridad la vuelva a prorrogar como lo ha venido haciendo.

Por lo último expuesto, en lugar de beneficiar estos diferimientos de la entrada en vigor de las obligaciones no perjudican porque nos hacen menos eficientes en el cumplimiento de las Leyes.