“Los independientes” no existen

Por Cristian Vázquez González

Ensenada.- Ser independiente es un ruta para construir una agenda que, desde un partido, no se podría por sus actuales estructuras, vicios, y por la dificultad de entrar y construir. De ahí vamos a los independientes buenos y malos. El mismo Pedro Kumamoto ha hablado de que Wikipolítica (su plataforma social) se pensó como partido al principio y que su objetivo es luchar por la construcción de nuevos y/o mejores partidos.

Hay independientes que al llegar al gobierno lo hacemos con perspectiva ciudadana, aunque podemos cometer errores, por supuesto, y la gente tiene todo su derecho de criticarnos. Hay independientes que buscan una estructura similar a un partido como el “Bronco”, u otros que son tan famosos  que pueden bendecir candidatos con su nombre o proyecto. Hay independientes con pasado en partidos políticos que pueden ser capaces de construir una agenda ciudadana distinta desde afuera, y sí lo hacen porque saben lo que un partido NO REPRESENTA; sobre todo uno que teóricamente es esperanza, qué mejor.

Pero hay que esperar a ver el consenso ciudadano, que tanto escucha y motiva a participar a la gente en un proyecto colectivo: Eso es ser independiente. No el pasado, sino lo que se hace con la libertad. Por eso no concuerdo en grupos apadrinando o haciendo proyectos, ni en que el independiente le deba “a quien lo hizo llegar”.

Precisamente en NO adquirir compromisos económicos con empresarios o grupos de poder para realizar campaña y propuestas profundas, radica la independencia. A ellos, los acostumbrados a comprar votos y simpatías, les parece aberrante e imposible que el talento, la creatividad y la transparencia puedan terminar con sus privilegios. Pero claro que se puede. Los tiempos son otros. La ciudadanía ahora se mantiene informada por medios de comunicación que no pueden ser comprados y por eso es más difícil engañar.

Y luego lo que parece obvio, pero no, y por eso es importante aclararlo: Yo no respondo por Kumamoto y Kumamoto no responde por mí. Omar es mi amigo; a Marisol y a Everardo los respeto y creo que intentan hacer grandes proyectos, habrá que ser si lo logran, así como esperar a medir si lo que este Regidor hace valdrá la pena, o si en un partido se pudo concretar mejor, por su estructura o conexiones…

Clouthier es empresario y busca ser Senador, y de cada uno de los 30 aspirantes a la Presidencia de la República emanan pasados y presentes muy distintos. En resumen: Un sustantivo nos une, pero también nos divide. El independiente es una oportunidad, que se aprovecha o se desperdicia según el proyecto. Pero “LOS INDEPENDIENTES” COMO GRUPO O CORRIENTE DE PENSAMIENTO QUE SIGUEN UN MISMO RUMBO, NO EXISTEN.

Algo muy importante es que haya diálogo, eso sí. Que un Regidor Independiente cuente con otro, pero que cuente también con los partidos para PRESIONAR a los funcionarios a cumplir agendas de la gente que no se podrían trazar desde tal o cual partido. No hay un “nosotros”. Hay un “cada quien” que debe trabajar unido, con autonomía.

Por otro lado, sería bueno dejar de buscar la “pureza independiente”, ésa que no entiende que las ganas de participar en política, antes de existir este tipo de candidaturas, sólo se concretaba  a través de los partidos, y empezar a fijarnos en los perfiles, en el currículum y sobre todo en la CONGRUENCIA.

Esperemos a ver qué hacen los candidatos que se lanzarán al Congreso de la Unión por esta vía en nuestro estado, para incluir a TODOS. El pasado en partido es irrelevante, la cosa está en qué hacen con su independencia y si ésta sirve para hacer cosas mejores que no se podrían en un partido que te da línea, te hace contraer compromisos, deber favores y todo de lo que estamos hartos los que queremos mejorar las condiciones de vida de nuestra comunidad.