Nacidos iguales

Por Julio César García Ortiz[1]

Ensenada.- Me reuní hace unos días con un grupo de abogadas y una persona trans, para hablar del tema trans y de buscar la modificación del Código Civil del Estado de Baja California, para que la rectificación del acta de nacimiento, en cuanto al nombre y sexo, se realice como un trámite administrativo.

Han de saber, amigos lectores, en Baja California ya se expidió la primera acta de nacimiento para una persona trans, documento jurídico que le da una nueva identidad en concordancia con su nombre y sexo actual. Tramite que realizamos y que no fue fácil, pues nos tardamos más de un año para tener en nuestras manos dicho documento por la vía del amparo, por violaciones al libre desarrollo de la personalidad, identidad, imagen, igualdad y no discriminación, entre otros derechos.

Nacidos iguales. Si. Todos nacemos de la misma forma que otro ser humano, en cualquier punto del planeta. Tal vez el nombre no se escuche o no denote un derecho humano como tal, pero si analizamos el concepto propuesto como título, le diré que, uno de los derechos humanos por los cuales surge la Carta de la Declaración Universal de Derechos Humanos y que considera a la libertad de todo hombre como primer principio universal.

Además así lo asegura en el artículo 1 de la Declaración, al considerar que todos los seres humanos nacen libres, luego entonces mi aforismo es certero: todos somos iguales. Todos nacemos libres, esto es, no debe existir discriminación motivada por origen étnico o nacional, genero, edad, discapacidad, condición social, de salud, religión, opinión o preferencia sexual.

Y la pregunta obligada: ¿existe verdaderamente igualdad? La respuesta sería que no. Y ejemplos hay muchos. Pero no solo se discrimina física y verbalmente a las personas, también se hace formal y materialmente con la Ley.

Como es el caso del Código Civil del Estado de Baja California o la misma Constitución local, que discrimina el derecho que tienen las personas del mismo sexo al matrimonio o a cambiar su nombre y sexo en su acta de nacimiento para adecuarlo a su realidad social. Estos son discriminaciones formal y material, pues la ley obliga a las instituciones y a los servidores públicos aplicar la norma ante la solicitud de rectificación de acta de nacimiento y solicitud de matrimonio, de una persona trans o de personas del mismo sexo, respectivamente.

La cerrazón o sinrazón de las autoridades bajacalifornianas, hablando desde el oficial del registro civil, presidente municipal, gobernador o legislador, que no solo violan la Constitución federal, sino todos los pactos internacionales de los que el Estado mexicano es parte. NO HAY DERECHO A LA IGUALDAD ANTE LA LEY Y A LA IGUAL PROTECCION DE LA LEY.

Cualquiera de sus dos acepciones del Derecho humano a la igualdad ante la ley e igual tratamiento por la ley. Que sin tantas palabras, estamos hablando del principio de no discriminación.

Es fácil entender esto y lo pongo entre comillas “si la Constitución de Baja California no permite el matrimonio de personas del mismo sexo, estamos ante una discriminación de la norma, misma que no da el derecho a la igualdad y la igual protección de la ley, para TODAS las personas que nacieron iguales”.

De igual forma sucede con el Código Civil para el Estado de Baja California, en su numeral 132 que no permite la modificación del acta de nacimiento por rectificación del nombre y sexo para una persona trans, sin basarse en criterios razonables y objetivos.

Esta será el trabajo que como defensor de derechos humanos me he propuesto, aquí estarán encaminados mis conocimientos jurídicos que he aprendido en aula y en la doctrina. Agradezco sus comentarios y opiniones sobre el tema que tengan, hacérmelos saber a 00218097garcia@gmail.com

 

[1] Estudiante de Derecho en UNID. Periodista e integrante de Litigio Estratégico Mariano Otero