Niños y mujeres embarazadas son más propensos a padecer anemia

Por Ernesto Ríos

Ensenada.- Alrededor del 15%  de la población, en especial mujeres embarazadas y niños de 1  a 4 años de edad, padecen anemia, explicaron especialistas  del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 Indicó que algunos de los síntomas de este padecimiento, son la fatiga, irritabilidad, disminución en el rendimiento escolar y laboral; baja de la función inmune, infecciones respiratorias y gastrointestinales, así como falta de apetito, somnolencia, dolor de cabeza, baja temperatura y retardo en el crecimiento.  

Para tener un diagnóstico y tratamiento oportuno, se necesita realizar estudios de sangre (biometría hemática) para determinar las deficiencias en los niveles de hemoglobina, glóbulos rojos y blanco, plaquetas, hierro, vitamina B12 y ácido fólico.

Los especialistas, agregaron que el tratamiento depende del consumo del suplemento nutricional denominado fumarato ferroso, aunado al plan alimenticio que los expertos elaboran para brindarle al paciente los aportes necesarios en hierro, vitamina C, proteínas, carbohidratos y grasas.

Los niveles normales de hemoglobina, de acuerdo al sexo, son de 12 a 16 gramos por cada 100 mililitros en mujeres y en hombres de 13 a 18 gramos por cada 100 mililitros. Cuando estos índices son menores, el paciente presenta anemia.

La mala absorción de este mineral es la causa principal del padecimiento, aunado a una alimentación deficiente en hierro, vitamina B12, vitamina C y ácido fólico; además de que hemorragias, menstruaciones abundantes y alteraciones en el sistema metabólico del organismo también son causales de este mal.

Las personas más vulnerables a la enfermedad son las mujeres en edad fértil – 18 a 40 años- ya que durante el embarazo el feto en desarrollo, absorbe de la madre grandes cantidades de hierro, lo que puede ocasionar una deficiencia importante del mineral.

Los niños menores de 6 años forman parte de este grupo debido a que se hacen más susceptibles por su rápido crecimiento y la falta de alimentos ricos en hierro; regularmente en estas edades no consumen suficientes vegetales crudos, no gustan de las carnes rojas y algunos tienen rechazo a la leche o no se les brinda una fórmula adecuada que contenga suplementación de hierro.

De no ser atendida y diagnosticada a tiempo, la anemia desarrolla desnutrición y trastornos a nivel sistema nervioso central. Para evitar la enfermedad, se recomienda  mejorar el estilo de vida y balancear adecuadamente los alimentos, con el fin de que el organismo adquiera la cantidad necesaria de nutrientes.