¡Pa´ que tanto brinco! (El Pleito de los límites territoriales).

Ensenada.– ¡Se me hace tan pueril, la actitud que asumen los señorones Diputados locales, en el tema del despojo, que tan descaradamente pretenden llevar a cabo un grupo de voraces “Empresarios” Rosaritences que hasta urticaria me da!

Ustedes se preguntaran porque hago estas aseveraciones, pero también estarán de acuerdo que el actuar de los señores diputados, dista mucho de ser congruente, tampoco es justo y menos aúnes razonable. Puesto que sexenios y trienios de gobierno han ido y también han venido. Y las cosas permanecen igual o tal vez peor.

Porque los gandallas de Rosarito con la venia de vaya usted a saber quién (¿?), se quieren apropiar, de una gran franja de terreno cuya riqueza natural y potencial, la hace que tenga un valor incalculable. Y les llamo gandallas porque aunque tienen el conocimiento cierto, de que la mencionada franja de terreno no les pertenece en la actualidad y mucho menos les perteneció en el pasado, se quieren apropiar de ella, dejando trunca nuestra entidad municipal.

E insisten en su afán expansionista a pesar de que ya está dicho y por todos es conocido, que los dictámenes de reconocidos geodestas, han sido determinantes en el sentido de que esa tierra perteneció a la Delegación de Ensenada, cuando Baja California era solo un territorio y que después continuó siendo parte integral del Municipio de Ensenada, cuando se hizo la división política y la fijación de los límites territoriales de los municipios que conformaban el nuevo Estado Libre y Soberano de Baja California.

Y por regla de eliminación, de ningún modo, ha pertenecido, pertenece o puede pertenecer al nobel municipio de Playas de Rosarito, porque histórica, física, jurídica y legalmente Ensenada ha ejercido el control y la posesión sobre el área en disputa y aquí es aplicable de manera incontrovertible, el principio de derecho aquel, que reza: El que es primero en el tiempo, es primero en derecho. Así que salen sobrando los argumentos que hasta ahora en las consultas y Mesas de trabajos, han vertido los actores despojantes, pues ha quedado evidenciado, que carecen de bases de sustentación de todo tipo.

Y diciendo las cosas como son, estoy completamente de acuerdo y por supuesto le concedo la razón a Bertrand Russell, cuando categóricamente asegura que:

Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible.

Y los políticos por hacer lo posible imposible.

Es obvio que el pensamiento de estefilósofo y matemático británico, se ajusta a cabalidad con la actitud omisa con la que se condujeron y se están conduciendo ahora los diputados, pues en vez de hacer prevalecer el principio de autoridad y los de derecho, fijando sin ambages y sin tapujos los límites entre una y otra entidad municipal, se la pasan jugando al juego de ¿Con quién te vas? ¿Con melón o con sandia? Preguntándole a la gente que habita el área en conflicto en donde quiere estar. ¿No sería mejor que se dejen de pavadas y de una vez por todas establezcan las mojoneras y desde luego la división territorial de cada uno de los municipios?

¿Para qué hacer juego político de algo que está tan claro? Yo creo que todos estamos de acuerdo en que una vez fijadas las correspondientes líneas divisorias la gente que se dice afectada o sin certeza jurídica tendrá la opción de elegir en donde quiere estar y si quiere estar en el lado de Rosarito pues ¡Qué se largue a rosarito! Y si quiere estar en Ensenada, pues que se le dé la bienvenida y punto. ¿Verdad?

Lo que si queda claro, es que ahí se están mezclando intereses muy oscuros unos de carácter político y otros de carácter económico, ¡Hagamos nuestras apuestas a ver quién gana! Porque de aquel lado está la cargada, ya que constantemente, se dejan oír los ecos de apellidos de rancia alcurnia ligados entre sí ¡Osuna-Torres-Yagüez-Chabert-Vega-Zazueta-Ferreiro-De la Madrid y otros de similar peso!

El caso es que nos están echando montón y nuestra Ensenada, resulta ser el rival más débil. Porque los poderosos de ambos sectores, se hallan más allá del “Río de San Miguel o del Kilómetro 64”.

Y acá; solo tenemos, por una parte, la buena y férrea voluntad de un Presidente municipal con carácter y con ganas de resolver de una vez por todas el conflicto y por la otra. La intervención de un grupo interdisciplinario que no se ve que pese, ni política ni económicamente, aunque a decir verdad si cuenta con buenos técnicos en todas las áreas ¡Vayan mis respetos para ellos!

En fin la moneda está en el aire y la pelota está en la cancha de los diputados, esperemos que no se cumpla la máxima del conocido actor estadounidense Groucho Marx, que reza así: La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.

Roguemos porque les entre el buen juicio a los diputados y ahora sí al resolver, no se equivoquen, no dejen de cumplir su encomienda o voten en contra nuestra, pues como dijo el experimentado político Salvador Espinoza Asencio:  “Las posturas que ante el público se muestran a veces son diferentes al voto que se emite”.

Por último; despedida no les doy, porque no la traigo aquí, pero si les dejare un saludo muy mexicano y mucho muy expresivo, de esos que recuerdan a la Progenitora a todos aquellos que mediante el despojo y la arbitrariedad, pretenden apoderarse de la tierra que no les corresponde, haciéndolo extensivo para aquellos que se coludan, solapen y toleren que las aviesas intenciones del grupúsculo de empresarios y políticos Rosaritences se lleven a cabo, para mutilar el territorio que desde cualquier ángulo pertenece a Ensenada.

¡Así la dejo pues! ¡Nos vemos en la próxima! Si Dios o El Sistema nos lo permiten.

Para Rada Noticias. Escribió.

Miguel Alfaro