¿Por qué quiero ser Diputado?

Por Adrian García

“La política, es una actividad noble. Por eso hay que rehabilitarla, ejerciéndola con vocación y una dedicación que exige testimonio, martirio, o sea, morir por el bien común”. Papa Francisco I

“Viajes, hoteles, aviones pagados, coches de lujo y puestos con pago, ser Diputado es un gran consejo, sentarte en la silla y hacerte….un bono de un millón de pesos”. Olaf en un meme

 

Ensenada.- No hay nada que pueda decir para hacerle creer a una muy buena parte de la ciudadanía que mis intenciones de buscar ser Diputado Federal son producto de un intenso deseo por servir a la ciudad que me ha dado tanto. He hecho las pases con eso, uno de mis escritores favoritos David Foster Wallace, tiene esta magnífica frase que dice “Que raro tener todos estos sentimientos y para que los demás solo sean palabras” hay mucho de verdad en este caso. No quiero hacer una columna hueca y vacía donde hablaré de cómo “Quiero escuchar a los ciudadanos” (pienso en ti, Norma De La Madrid) o hablar de “mejorar tu economía” “ir por más seguridad” enmarcada en una de esas frases huecas que pasan por slogans de campana “Vayamos juntos por más”, acompañada por supuesto por un “cover” re-imaginado de una canción de reggeton, cambiarle la letra a una canción de Maluma y que el lector escuche hasta el cansancio “Quiero tu 4 votos baby”  o una banalidad similar.

La verdad, nunca ha sido mi estilo ni me he sentido particularmente cómodo tratando de sobrevivir en una campaña de este tipo. Siempre he pensado que estas son una autentica oportunidad de trabajar por los demás y trabajar en la trinchera que me toque como mejorar nuestro entorno, para que gente que jamás en la vida conocerás, tenga una buena oportunidad de lograr sus metas, sea cual estas fueren.

Más que nada, esa es la razón por la cual me motiva participar, para aportar ideas de cómo hacer de Ensenada una ciudad prospera, donde quizá no haya o nos alcance para eliminar el dolor innecesario como decía Gómez Morín, pero si podemos cerrar la brecha. Quizá no podamos ayudar a eliminar todos los problemas de la ciudad, pero si quitar varios de la lista. Sé que no es sencillo, hay varias aduanas por pasar: Equidad de Género, definición por parte del Frente Amplio Ciudadano, método de elección de los candidatos, pero creo que es una lucha que se tiene que dar.

Quiero que la gente sepa que se pueden tener políticos; de partido, independientes y lo que exista que pueden trabajar sin estar casado con discursos de enojo, de odio y que le apuestan a solo tener un gobierno que promueva la igualdad económica, social, cultural y que dé como resultado un gobierno funcional que promueva avances económicos, científicos, sociales etc… Que tienen razón en exigir que se eliminen las innecesarias prerrogativas de las que gozan nuestros representantes. No puede haber congreso de lujo con una sociedad que trabaja hasta 3 chambas para poder llevar el sustento a la casa.

Quiero decirlo a los “millenials” que trabajaré para que su país les de oportunidades en la vida. Que no caeré en el discurso fácil, ramplón y condescendiente de hablar de becas y medio ambiente, cuando en este país solo el 11% de los jóvenes con posibilidades de estar estudiando una Licenciatura lo hace. Los demás y los propios estudiantes están preocupados por problemas que afectan a personas de todas las edades. Empleo, economía, futuro.

Sé que muchos hablan de mis aspiraciones con un toque de resignación, por la situación del PAN en Ensenada, pero para alguien que no es de apellido establecido, que llego sin conocer a nadie dentro del PAN, excepto mi vecina de toda la vida, Laurita Nava, el PAN me ha demostrado que las puertas siempre están abiertas para intentar nuevas ideas y cambiar el rumbo de las cosas. Independiente de los vaivenes nacionales,  es hora de apostarle a ideas, al entendernos, al creer.

A volver a creer.

No será fácil, entiendo el escepticismo del lector…pero hay que intentarlo. No hay más.