Resta competitividad a Ensenada el incremento a la tarifa del agua

Por Redacción

Ensenada.- El abasto insuficiente de agua a la ciudad y las altas tarifas comerciales e industriales que trata de imponer la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe), agravarán aún más la falta de competitividad económica que ya padece la región, consideró Jorge Eduardo Cortés Ríos.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) señaló que aun cuando el Congreso del Estado haya aceptado la propuesta de los comerciantes de bajar del 23 a casi 16% las pretensiones de aumento por parte de la Cespe, el precio aún sigue siendo alto y no hay garantía de que se apruebe.

Aseguró que la Canacintra no se opone a subir las tarifas, pero, hay argumentos que se deben tomar en cuenta como la legalidad en la toma de decisiones por parte de la paraestatal que tiene un consejo de administración que por lo menos en 2016 y 2017, ha sido pasado por alto, ya que solo se utiliza como un mecanismo de simulación pues el gobierno no respeta sus acuerdos y trata de imponer sus criterios según sus intereses.

“Todo mundo entiende que hay que actualizar costos y valores cada año de acuerdo a la inflación en el gobierno como en cualquier empresa, pero éstos deben ser justos y razonable”, apuntó.

Si hay rezagos en la tarifa, esa es una falla grave de la Cespe y del gobierno del estado que no hacen los ajustes anuales para no quedar mal con el electorado o por debilidad ante la manifestación de algunos actores partidistas a los que no les importan las finanzas de la paraestatal, sino quedar bien políticamente, aunque la gente no tenga agua.

La Cespe debe ser más efectiva y enérgica en el cobro del agua, ya que información de sus propios directivos revelan que solo paga el 50% de los consumidores y de esos, únicamente el 35% lo hace puntualmente, además del rezago de 220 millones de pesos de los cuales la mayor parte es incobrable, subrayó el dirigente.

Destacó la importancia de que el organismo operador del agua aproveche y haga uso de las tecnologías, cumpla su promesa de adelgazar la nómina, no un 12%, si no recortar en todas las áreas donde haya personal no indispensable, para bajar los costos de operación.

En realidad, la utilidad del agua es de alrededor del 300% considerando los costos del agua desalada, hay un mercado cautivo que siempre paga, pero los ingresos se pierden por deficiencias administrativas, operativas y una nómina inflada ya que la Cespe no hace obras significativas, lo que se construye se hace con recursos externos.

Igualmente se deben explorar mecanismos modernos para el ahorro de energía utilizando alternativas limpias como la energía solar, eólica que, aseveró, ya están disponibles, con proveedores que tengan interés de venderle a costos más bajos que la Comisión Federal de Electricidad.

Por otra parte, se refirió a la importancia de que la Cámara de Diputados realice una auditoría a los organismos operadores del agua para detectar las áreas de oportunidad para hacer más eficiente su operación.