Resuelven doble homicidio de la Domingo Luna

Por Nelly Alfaro

Marco Polo Amador Ontiveros, de 31 años y José Roberto Nieto Liera, de 25 años.

Marco Polo Amador Ontiveros, de 31 años y José Roberto Nieto Liera, de 25 años.

Ensenada.- Tras el hallazgo de dos cuerpos en avanzado estado de descomposición en la colonia Domingo Luna, está tarde, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) a través los agentes de la Policía Ministerial del Estado (PME) adscritos al Grupo de Maneadero, dieron los pormenores del doble homicidio y aseguró a los presuntos responsables.

Marco Antonio Javier Chavarría López, Director de Averiguaciones Previas, informó que derivado de las indagatorias se pudo resolver el asesinato de  Salvador Chávez Maldonado, de 58 años y su hijo Daniel Chávez Solís, de 25, quienes fueron  reportados como desaparecidos  el pasado 3 de abril.

En rueda de prensa, Chavarría López, manifestó que los detenidos son el hijastro de del hoy occiso, Marco Polo Amador Ontiveros, de 31 años y José Roberto Nieto Liera, de 25 años.

Luego de caer en varias contradicciones sobre el paradero de su padrastro, Amador Ontiveros, confesó que el crimen ocurrió a finales del mes de enero, cuando, junto con Nieto Liera, ayudaba a su familiar a “echar” un piso de cemento en la casa que compartían, ubicada en la colonia Todos Santos.

En ese sitio, dijo, tuvieron una discusión y los privaron de la vida, sin que hasta el momento hayan revelado el móvil del crimen.

Los  cadáveres fueron depositados en dos tambos de plástico y a bordo de un vehículo los trasladaron hasta un predio propiedad de los occisos, en la parcela 6 lote 12, de la colonia Villas del Campo, conocida como colonia Domingo Luna.

En ese lugar, José Luis Ayala, quien cuidaba el predio desde hace un año, les permitió el acceso, ya que, le dijeron que iban a guardar unos objetos en uno de los cuartos de madera que se encuentra en el patio del domicilio.

A los indiciados, les tomó dos días hacer una fosa de aproximadamente cuatro  metros de profundidad, donde enterraron los cuerpos en una cobija, además de los tambos que utilizaron para trasladarlos.

Con estos datos, el pasado 10 de abril, los agentes de la Policía Ministerial, junto  con peritos y el agente del ministerio público se abocaron dicho  predio.

Al estar dentro de la construcción observaron que al centro había un pedazo de alfombra y al quitarlo se percataron que había un hundimiento de tierra por lo que pidieron el apoyo de elementos de la dirección de bomberos quienes con picos y palas iniciaron con la excavación.

Sin embargo a las 20:00 horas la diligencia fue suspendida y reanudada a primera hora del jueves, utilizando una retro excavadora, logrando recuperar los restos que ya estaban en estado de putrefacción.

Como resultado de la necropsia, los médicos legistas determinaron que Salvador falleció a causa de traumatismo craneoencefálico severo y  Daniel  por múltiples heridas de arma punzo cortante.

El director de averiguaciones previas indicó que  Amador Ontiveros y Nieto Liera, serán consignados en las próximas horas como presuntos responsables de los delitos de homicidio calificado, así como, delitos en materia de inhumación y exhumación.

Mientras que a José Luis Ayala, se le imputará el delito de encubrimiento por favorecimiento.