Retribuir a la sociedad lo que se le debe, reto de jóvenes universitarios

Por Nelly Alfaro

Ensenada.- Ir creando conciencia sobre la responsabilidad social y el empoderamiento del ser humano para retribuir a quienes están en condiciones vulnerables, es el mensaje que dio el Maestro del Departamento de Humanidades en la Universidad de Monterrey, Luis Eugenio Espinoza González al alumnado de Cetys Universidad.

En una serie de charlas con los universitarios, el teólogo habló sobre los retos que enfrentarán los universitarios a egresar en una época de cambios en todo el mundo.

 “Las generaciones anteriores no hicimos la tarea y estamos en un momento histórico en el que podemos trabajar el tejido social y el 1ro de diciembre no va a cambiar,  si no nos involucramos todos en mejorar las condiciones”, expresó.

El especialista, mencionó que es momento de empoderar a la gente, hacerla consciente de la realidad global  y crear  redes de apoyo; que se atrevan a dar la mano a personas en condiciones vulnerables.

“Es un deber de profesionistas retribuir a la sociedad lo que le debemos; tenemos que fomentar la conciencia crítica. Hay teorías conflictivas, pero, es tarea de las universidades ser inteligentes para no filtrar noticias alarmistas y  ayudar a la sociedad con los datos que de verdad den los mejores resultados”, externó.

En segmentos de la población joven, recalcó,  ni siquiera tienen voz. Por ello, insistió ante los jóvenes, en que deben  dar la mano a esos sectores, ver cómo empoderar a esas personas, desde el núcleo familiar porque no todos han tenido  las mismas oportunidades.

“Y cuando uno siente que la población tiene  esas heridas, nos tenemos que dar cuenta que urge una recomposición social”, manifestó.

Espinoza González, reiteró que se ha fallado como mexicanos en no crear las condiciones que le permitan a todos disfrutar  su entorno y el compromiso radica en  seguir ayudando; en los centros educativos no se ha remediado situaciones.

Dijo,  la gente que tienen la mejor voluntad, y es responsabilidad de las universidades y centros educativos impulsarlos, aun cuando al salir,  se enfrentan a  una realidad económica dura, buscando únicamente el querer sentirse plenos obteniendo cosas materiales.

“Lamentablemente esa otra generación está enfocada en cosas que pudieran ser banales; los universitarios cada vez dudan en entablar un compromiso y sus  miedos  nacen de una economía fracturada. Estamos en una traba internacional que nos hace dependientes del consumo y mientras exista  más gente que se quiera, le darán importancia a las  prioridades”, puntualizó.