Sector Industrial en riesgo de colapso por aumento de CFE

Por Nelly Alfaro

Ensenada.- El sector industrial está en riesgo de colapsarse ante el incremento de la tarifa eléctrica impuesto por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), para el 2018, consideró el presidente de Canacintra Ensenada, Jorge Eduardo Cortés Ríos.

Indicó, que los industriales no pueden aceptar más de un 4.3% de aumento anualizado promedio, ya que de otra forma varios sectores estarían en riesgo debido al incremento en sus costos que los obligaría a incumplir los contratos preestablecidos con sus clientes.

“Con ello dijo se afectaría toda la proveeduría involucrada en las cadenas de producción, lo que tendría un efecto severo en la plantilla laboral que podría desencadenar cierre de empresas, desempleo y una gran afectación en la economía por las graves consecuencias en el poder adquisitivo, con lo que se vendrían abajo el comercio y otros sectores”, dijo.

Cortés Ríos, comentó, que independientemente de factores de conducción, capacidades, estacionalidades y horarios considerados por el gobierno para imponer el incremento desproporcionado de 150, 200 y hasta un 300% en la facturación de la energía eléctrica,  sería la sociedad la que pagaría las consecuencias directas en detrimento de su economía y calidad de vida.

En un hecho, aseguró, que los altos porcentajes contenidos en las nuevas tarifas desatarían una escalada de precios con efectos devastadores en la calidad de vida de los trabajadores y en la inflación del 6.7%, la más alta en 17 años.

Los industriales tienen la esperanza de que las autoridades rectifiquen sus pretensiones una vez que escuchen y atiendan la argumentación de los industriales de Baja California, estado más afectado con la medida, a pesar de que en la geotérmica de Cerro Prieto y en otras plantas se genera electricidad a menor costo que en el resto del país.

Confió en que las mesas técnicas establecidas durante las pláticas con las autoridades se logre reducir el desproporcionado incremento a no más de 4.3%, ya que por su gravedad el problema requiere de toda la disposición de gobierno para que el país no se vea afectado en su economía y competitividad.