Señala ciudadano ser víctima de extorsión y negligencia de oficiales municipales

Por Nelly Alfaro

Ensenada.- Desde octubre del año pasado, el ciudadano José García Pérez, quien es propietario de un taller mecánico, denunció que ha sido objeto de amenazas, insultos y abuso por parte de policías municipales, a pesar de que ya denunció los hechos ante sindicatura municipal.

El señor, relató, que desde hace varios meses llegan a su taller mecánico ubicado en la colonia Esperanza, unidades de la policía municipal con grúas para llevarse los vehículos que tiene para reparación, sin mostrar ninguna orden.

“Al cuestionar a los oficiales sobre algún mandato escrito, me han hecho saber que ellos solo cumplen órdenes de su jefe ya que los de nombre Alma Delia Aranda Niebla y Víctor Manuel Estrada, han presentado quejas en mi contra y presumen tener influencias con regidores, en Ecología Municipal y con  oficial de tránsito Jesús Luna Lezama”, manifestó.

En entrevista, el afectado comentó que de acuerdo a lo que han dicho los oficiales, la orden es por parte del Director de la Policía Municipal, Emilio Camarena Castillo, que  ordenaba recoger todos los vehículos, aunque, estuvieran  estacionados en el lugar correspondiente.

“Han  llegado en automóviles civiles ostentándose como autoridades de la policía municipal y he sido extorsionado por ellos  para que me dejen trabajar a pesar de que cuento con todos los permisos para llevar a cabo mi oficio;  he sido amenazado por las autoridades con la clausura del taller, teniendo el temor fundado de que así sea pues a la fecha me han recogido con grúas más de ocho vehículos propiedad de mis clientes”, reiteró.

García Pérez, comentó que ante los ataques ha acudido al Ministerio Público a denunciar los hechos, lo mismo a Sindicatura Municipal, sin  embargo, han hecho caso omiso.

La información que le han dado, recalcó, es que existe una ley que autoriza a recoger los vehículos sin orden escrita y que a cualquier taller mecánico puede aplicarse.

Refirió, que por ello, solicitó asesoría  jurídica y promovió un amparo, con el que se le otorga la suspensión provisional para que no se lleven los vehículos; dicho amparo, recalcó, no fue respetado por oficiales municipales, y el pasado 8 de julio, llevó  a cabo un operativo y arribaron diversas unidades de policía.

“Fue como si se tratara de un cateo o la detención de personas peligrosas llevándose sin orden de autoridad competente y en grúa cinco vehículos que tenía para reparaciones menores y se encontraban debidamente estacionados y al cuestionarlo sobre la orden me manifestó que a él le valía madre no contar con orden, que él era el comandante y se llevaría los vehículos a ley de sus huevos, propiciando que varios vecinos le cuestionaran su actuar”, expresó.

El afectado, reiteró, que acudió a Sindicatura y se negaron a recibirlo según me informo el personal que ahí labora porque ya era muy tarde y era su hora de salida, razón por la que pagó  infracciones, grúas y derecho de piso en el corralón.

Finalmente, señaló que no se dedica a cuestiones ilícitas por lo que desconoce cuál es el objeto de las autoridades de dichas acciones y de los operativos con cierre de calles e intimidando a su  familia y vecinos.

“No me reciben la denuncia ni las autoridades, por ello acudo a este medio con el objeto de que la ciudadanía se entere de la actuación arbitraria de estas autoridades que sin contar con orden alguna me están recogiendo los vehículos que me llevan al taller a reparar lo que ha generado la ausencia de clientes y evidentemente repercute en mi patrimonio familiar, estoy amenazado por ellos y ninguna autoridad me hace caso y sus constantes actos intimidatorias a la fecha persisten”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




CLOSE
CLOSE