Time para pensar

Por Martín Espinoza

Ensenada.- ¿Qué tienen en común el playboy eterno Nick Jagger, el “mejor actor del mundo “ Ian Mackellen, y nuestro querido, adorado y majestuoso presidente? Si se han conectado a Facebook en los últimos días y hacen la conjetura, sabrán que la respuesta es que todos son ahora celebridades mundiales al haber aparecido en la portada de la revista Time.

Muchos conocedores de esto a lo largo del país, han quedado ofendidos, sorprendidos y humorizados al ver como esta figura política que no puede nombrar tres libros se yergue imponente en la fotografía de fondo blanco de la afamada revista, constando de toda la población que no voto por él, a los que les importaba hace como dos años que el país no fuera dirigido por el niño bonito. Así como en su tiempo no querían que los dirigiera el Señor con Botas ni el que se parecía a Milhouse, pero pues, si esta tan llamada mayoría intelectual de México no sale a votar el único día en que su país los necesita, el resultado puede ser como lo vemos un montaje mediático de talla mundial.

En fin y al caso, mucho se ha dicho sobre la indignación que conlleva el hecho de que en el artículo se le refiera como un agente de rescate a la podredumbre de México. Pero pues hay que entender a los gringos, a ellos lo único     que les interesa es…lo que les interesa. Y en este caso, el problema que ellos ven es el mismo en todo país que pase de la frontera al sur de California: todos hablan español y son narcos. No les importa nuestra asignacióneconómica, nuestras normas sobre la educación ni la situación del sector salud o las condiciones de la clase trabajadora, para ellos somos un pueblo amenazado por el narcotráfico (para ellos y para la gente que nomás mira televisa (tv azteca)).

Para otros, que también se la pasan mirando memes en Facebook y dicen que son bien inteligentes, están los análisis periodísticos. Consideremos estas palabras bajo la bandera de que nadie se ha puesto a darle una checada al mencionado artículo del Time. Efectivamente, el autor habla de cómo el narcotráfico es un agente destructivo de la estabilidad mexicana, y que con las reformas de nuestro “joven presidente”, se verá menguado. Pero hay un aditamento para ponerle atención. Michael Crowley (así se llama el que escribió el articulo) refiere a una serie de  elementos que hacen que el gobierno actual sea peligroso. Se habla de la corrupción dentro de los organismos de gobierno, y toca un tema en el que los ojos de México (aunque taciturnos)  apuntan poco a poco: Las Elites de Poder.

Nuestro poder ejecutivo actual se ha ganado una buena promoción al tirar a uno de sus principales detractores del progreso, la Gordillo, que representa exactamente lo que está mal con el país. Lo que lo constituye es un aparato político tan fuerte, que el que se le opone no tiene oportunidad de sobrevivir, se pierde en un sinfín de desacreditaciones jugadas por gente que está en los altos mandos. Y se ha demostrado que estos agentes pueden incluso ser líderes sindicales, las personas a las que elegimos para luchar por los trabajadores, alguna vez en el pasado, cuando teníamos esperanzas de elevarnos potencialmente y antes de que quienes lamieran un poco el dinero, les gustaba tanto. A esta mujer – chivo expiatorio se le descubrieron ridículas cantidades de dinero gastado y sin justificar, secretos a voces pero protegidos por un fuero espiritual. Una capa compuesta de gobernantes y gente con escritorio que se hacen de la vista gorda para proteger el estatus quo actual (en el que los ricos se hacen más ricos, los medios se hacen  pobres y los pobres se mueren).

Así que nuestro gobierno captura a una gente del mal. Lo hace por los aplausos, estos suceden bien recibidos. Y luego qué? Se comienza a arreglar el país comenzando por esa pata flaca? O solo se asigna a otro que ocupe la silla?

Lo que sí sabemos es que no solo hay un sindicato en México. Hay un señor llamado GómezUrrutia que dirige el sindicato de mineros, y el año pasado enfrento sospechas ante 55 millones desaparecidos del fideicomiso de los trabajadores. La historia después de esto ha radicado en investigaciones llevadas a cabo por la interpol e intromisiones de este fuero espiritual para quitarle la peste de alrededor y lo dejen de seguir.  Hasta la situación actual, en la que parece haber sido olvidado el hecho de que este hombre es el que asigna el dinero perdido junto con el tesorero, y se han abierto “vías de dialogo” para resolverles sus cheques a la clase trabajadora.

Bajo este mismo tema y en otra telenovela, tenemos el curioso caso de Romero Deschamps. Ante resultados para el ojo público que nos demuestran a su progenie en carros de mega lujo, casas de materiales legendarios y otros objetos que no se pueden demostrar en sus recibos del mandado. Cosa problemática para otro jefe sindical que ha sido electo desde épocas salinistas, y va recubriendo su trono con más oro negro.

Así que podemos decir, que a nuestro “salvador de México” aún le queda un tanto trabajo que hacer, además de ir tras criminales fiscales, ir viendo que los trabajadores de muchos sectores, en muchos gabinetes que sigue “eligiendo” la “gente”, no tiene intenciones de representar intereses de la raza, si no el de las losetas de sus casas en la playa.