Apuntes para la futura campaña

Por Adrián García

Ensenada.- Apuntes para la futura campaña:

1.-No, apoyar a un candidato no te hace más patriota ni te da el derecho de cuestionar el patriotismo de otro mexicano solo por preferencias políticas. Al final del día, todos desean lo mejor para los suyos y sus familias, podemos tener diferentes ideas de cómo llegar, pero el destino sigue siendo el mismo. Dejar que nos impongan una idea divisoria de lo que es México, quien decide lo que somos como país y quienes si (y no) entran en esa visión, solo garantiza aún más el retraso para poder llegar ahí.

2.-Partidos Políticos: No se quejen ni de chiste lo difícil que es ser ustedes. Estamos ante esta crisis institucional y política por ustedes. Sí, cierto que algunos con más responsabilidades que otros. Cuando inhibieron el crecimiento de liderazgos naturales y decidieron lanzar toda la maquinaria para mejor poner uno a modo, cuando se encerraron en sus oficinas en vez de andar entre la ciudadanía, cuando prometieron cambiar y a la primera regresaron a las viejas usanzas y un buen etc. es cuando las cosas empezaron a irse al cuerno.

3.-No, ver un video en una red social que se llame tipo: “Ni un voto a (inserte partido o candidato aquí) no lo hace uno experto político, ni da la autoridad para ponerse al tiro con gente que quizá por experiencia o profesión si cuente con la preparación para debatir ideas. Uno puede hablar de experiencia personal, de lo difícil que vive la situación, de lo que las cosas cuestan y de lo mal que percibe el sistema político-económico que tenemos, pero de ahí a decir que hay una conspiración global en contra de su candidato, de reírse sin ofrecer pruebas de tal o cual acusación, eso ya es harina de otro costal. No debe confundirse esto con aseverar que no se tiene libertad de expresión, por supuesto que sí. Pero para que esa idea sea respetada, valorada y tomada en cuenta tiene que venir sustentada en datos duros, comparables y verificables.

4.-Votar enojados, con miedo, con coraje, no garantiza que algo cambiará, solo nos hará estar más enojados, decepcionados o con una pose de superioridad moral por que se alcanzó el triunfo. Se que muchos de los que planeamos votar en esta elección nos mueven ciertas emociones: Coraje contra el sistema, miedo contra uno de los candidatos, lealtades a un partido, asco por los partidos, genuina creencia de que su candidato es superior etc. Pero no debe ser la métrica por la cual tomamos una decisión. Mucha tinta se ha invertido en establecer que la gente no se mueve por propuestas ni por programas de partido, sino por emociones y si bien hay mucho de verdad en ello, esta elección nos da la oportunidad de tomar una decisión bien razonada y argumenta, aunque suene muy ingenuo pensarlo.

5.-Dejemos de buscar a figuras conocidas como candidatos, esta es una practica que todos los partidos han realizado en un tiempo o en otro. Seguro, hay personajes que pueden dar la sorpresa y ser buenos políticos. Pero ya nos hemos fumado a demasiados Carmen Salinas, Cuauhtémoc Blanco, Sergio Meyer, Laura Zapata para darnos ideas que mientras mas farándula se involucre a política, mas la gente se siente alineada y alejada de ella. No se usted lector, pero cuando yo veo que un economista dice que hay que encontrar una formula para aumentar la recaudación fiscal sin perjudicar a la clase media, como replantear el problema de inseguridad, no se me ocurre pensar “Que alguien le hable a Sergio Mayer o a Carmen Salinas. para que me explique todo esto”. El liderazgo empieza desde arriba y permea a todos, subámosle de nivel. Por favor.

6.-No se lo tome personal, no insulte (me incluyo) políticos irán y vendrán, pero la amistad con nuestra familia, amigos es mas importante que una campaña por que quien gane se va a tener el máximo poder posible, quien pierde se regresa a su curul o a trabajar en una compañía privada de elite, nosotros quedamos igual. Nunca ponga su humor, ni como regla de medición de moralidad lo que haga un político, es pedir ser engañado.