Búsqueda de personas, el gusto de ayudar

Por Karla Padilla Lluhen

Búsqueda de personas nació luego de que su ahijada desapareciera en septiembre del 2011

Búsqueda de personas nació luego de que su ahijada desapareciera en septiembre del 2011

Ensenada. “A mí me gustaría decir que esto lo inicié porque soy muy buena persona y que soy un filántropo de corazón, pero no, lo empecé porque es tanta la desesperación que, si no haces algo, te vuelves loco” dijo José Mario Elizondo Rangel, administrador único de la página “Búsqueda de personas en BC”, al mencionar que la asociación nació luego de que su ahijada desapareciera.

“Empezó, prácticamente, como una especie de catarsis, porque en el 2011 mi ahijada fue sustraída por su mamá”, comentó Elizondo Rangel al explicar qué es Búsqueda de Personas, ya que dijo, la sustracción parental no es considerado un delito, por deberse a que el secuestro es por parte de un familiar, principalmente padre o madre.

Indicó que cuando inició la página se enfocó principalmente a la sustracción parental, que aunque está tipificada en el código penal de Baja California como un delito en el que se puede perder la patria potestad de los hijos, los padres afectados no pueden hacer algo al respecto.

A pesar de que el menor sea raptado por algún familiar, se debe considerar como un abuso, ya que se violentan sus derechos fundamentales, como el de tener una familia.

Según las estadísticas de Elizondo Rangel, al menos una vez al día sucede una sustracción de un menor por parte de sus padres en Ensenada.

Todo lo que ha aprendido el administrador de la página con el caso de su ahijada, como los procesos legales, la terminología, entre otras cosas, comenzó a compartirlo, lo que puede ayudar a otros padres de familia desesperados.

Además, comentó que empezó a reunirse con personas que también pasan por esa situación, con los que se ha apoyado, además de que les enseñaron a tratar de rastrear las llamadas telefónicas y así conocer de dónde salen, así como las direcciones IP de dispositivos móviles y computadoras.

Comentó que todo lo anterior les ayuda a las nuevas personas para acelerar el paso y dar respuesta más pronta a la desaparición de su familiar, sea sustracción parental o robo por delincuencia organizada.

La manera de contactar a José Mario es a través de la misma página, otorgándole algunos datos necesarios como el nombre, alguna fotografía, vestimenta, fechas y teléfonos de localización, con lo que se arma la ficha de búsqueda.

Entre otras cosas, también será necesario incluir si se reúne con amistades poco confiables, si utiliza algún tipo de droga, sus comportamientos habituales, que servirán para decidir si la búsqueda podrá proceder o no.

 

La página creció en poco tiempo

Más adelante, comenzaron a unirse y pedir ayuda personas que han perdido niños por robo, secuestro o sustraídos por algún familiar independientemente del padre o madre.

“Empezamos a difundir en la red y poco a poquito se ha ido haciendo una especie de cultura de la gente de aprender a difundir esas fichas”.

Añadió que la gente también ha dejado de creer, debido a que muchos jóvenes que buscan por estar desaparecidos, resultaron haberse ido de fiesta con la pareja o con amigos, por más de tres días, incluso hasta una semana.

La sociedad ha incitado a que, en la actualidad, las adolescentes se tomen fotografías inapropiadas y éstas sean subidas a las redes sociales, donde “la trata está haciendo casting”, comentó.

“Hay muchísimos casos donde las chavitas se van con los disque romances de internet, pero jovencitas desde los 12 hasta los 16 años que todavía no tienen tantito criterio para cuidarse”, expuso.

Asimismo, señaló que cada vez que hay un caso de desaparición en la ciudad, las suscripciones en su página aumentan.

Un dato importante que señaló es que las jóvenes que desaparecen tienden a ser similares físicamente: “todas son tipo latinas, entre 1.60 y 1.70, jovencitas, cabello largo, oscuro, lacio”.

En el caso de los hombres, sólo el 35 por ciento aparece, ya que el sexo masculino suele involucrarse con malas amistades que, de tener problemas, los ejecutan o son obligados a convertirse en sicarios.

 

Sí se resuelven los casos

“La ciudad sí necesita de esto, o sea sí estamos ayudando, estamos regresando a la gente a su casa”, indicó cuando dijo que con pistas que las personas han brindado, se ha recuperado a personas.

Calificó al trabajo de la policía ministerial como bueno, ya que reiteró que está resolviendo los casos y ha encontrado a personas, pues aseguró que los casos que llegan a la PGJ comúnmente son los mismos, por lo que se apoyan con las pistas que la comunidad brinda.

El Ministerio Público, indicó, pide denunciar el extravío después de las 72 horas, ya que el hecho de que los desaparecidos resulte ser por voluntad propia requiere de un esfuerzo innecesario de los oficiales.

Y aunque parezca insensibilidad de las autoridades, señaló que la irresponsabilidad de los jóvenes que, sin importar avisar a sus padres, deciden irse de fiesta por varios días, ha provocado que los superiores cambiaran la ley para que la desaparición sea considerada como tal luego de las 72 horas.

Aseguró que alrededor del 90 por ciento de los casos recientes -y de mujeres- se han resuelto. De algunos no se sabe más, ya que la familia no brinda retroalimentación, porque pueden estar amenazados o simplemente prefieren cerrar el ciclo de dolor que les ocasionó la pérdida en su momento.

 

¿Qué contiene la página?

En el Facebook de Búsquedas de Personas en BC se pueden encontrar ligas con documentos que explican lo que es la sustracción parental, la trata de personas; así como robo, extravío o pérdida y extorsiones telefónicas.

Además de información para qué sirve el 066 y el 089 e indicaciones de las fotografías que deben evitar tomarse, mismas que son utilizadas para seleccionar a las futuras víctimas.

También hay documentos con advertencias sobre las sustancias que se utilizan en las bebidas de los antros, para que la víctima pierda la conciencia y así robarles o abusar de ellos sexualmente sin que nada se los impida.

 

No hay apoyo

El administrar la página requiere de mucho trabajo, ya que se trata de compartir información que pueda ayudar a la gente que pasa por esos casos, responder a las solicitudes de apoyo, realizar las fichas de búsqueda, entre otras actividades.

Con todo y que tiene en su página a funcionarios, regidores, diputados y senadores locales, ninguno se ha acercado a preguntarle sobre sus necesidades.

Comentó que a pesar de que la página da resultados, no recibe apoyo siquiera para la asistencia a congresos y conferencias relacionados con la prevención del delito, “ese tipo de apoyos no los tengo”, reiteró.

Añadió que aunque a nivel nacional cada vez es más común que las autoridades presumen de la creación de programas para la búsqueda de los desaparecidos, en el caso de sustracción parental aún no hay nada, incluso, siguen sin considerarlo delito.

Algunos niños sustraídos por algún padre –dijo- se les puede encontrar en la base de datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), pues algunas veces no les cambian el nombre y aún asisten a la escuela.

Sin embargo, agregó, las mismas autoridades judiciales “no han pensado” en cruzar referencias para poder localizarlos, además de otras dependencias como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), incluso en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

En cuanto a los políticos, confesó que la única persona que se ha acercado a él para ver qué puede hacerse es la Diputada Local Lizbeth Mata Lozano, que ha propuesto reformar las leyes regionales; sin embargo, aceptó que se trata de procesos lentos en el Congreso del Estado.

“Uno no pide dinero, uno lo que pide es apoyo y ayuda y saber que te están dando la importancia que tu trabajo requiere”, finalizó.