El desastre ensenadense

Por Adrián García

Ensenada.- Caminando por las calles de Ensenada, veo como nos hemos ido adaptando a lo que se le llama “nueva normalidad”. Las noticias dicen que lo estamos haciendo muy mal. Lo hemos hecho tan terriblemente mal, que a la autoridad municipal no le quedo de otra más que declararnos en “Estado de Emergencia”.

Un simple vistazo al clima social y uno puede entender el por qué.

Puedo escuchar la música a todo volumen de los vecinos con su respectiva fiesta, las fotos de los carros haciendo filas interminables para entrar a Ensenada inundaron las redes sociales, sin mayor pero que los detuviera de entrar, aun cuando el Alcalde hace su reality show desde las entradas a Ensenada, pareciera ser que la sensación es que como ya nos aburrió el Corona virus, pues ya es mejor ignorarlo.

Pero los virus no funcionan así. Los números son fríos, ajenos a las opiniones y a las interpretaciones. La realidad es que Ensenada paso de tener un solo caso a fecha del 4 de abril, a 820 al 4 de Julio del 2020. Y la tasa pareciera que seguirá subiendo.

Somos un desastre. Es cierto que la culpa es de todos, desde una parte de la sociedad algo indolente, incapaz de usar un solo pedazo de tela sobre la boca, de echar fiesta, de protegerse… hasta de un gobierno en todos sus niveles que no tienen pies ni cabeza, que nunca tuvo estrategia de contención, mucho menos de rastreo o testeo masivo.

No es casualidad que los peores gobiernos que han manejado el tema del CoVid-19 sean Estados, Unidos, Brasil y México, todos dirigidos por gobiernos populistas, que viven más del querer parecer que hacer. Mientras Europa, Asia y Oceanía, y países como Canadá parecen salir poco a poco del trauma del Covid-19, nosotros pareciera ser que estamos en una plana de nunca acabar.

Los gobiernos populistas mejor se dedicaron a politizar la pandemia, Gatell con sus declaraciones de “El Covid fue importado por Grupos Adinerados”, con el intento del Gob. Federal de evitar que gobiernos estatales pudieran hacer compras de tests, con un Presidente de la Republica incapaz de usar una máscara porque no quiere que así lo vean “los conservadores”, y que ahora la culpa la tiene la gente que padece diabetes y obesidad, ellos realmente son los culpables…carajo!, no se pudo dejar de politizar una pandemia no vista desde hace casi un siglo.

Y eso es lo que más me molesta, esta falsa preocupación por el “pueblo” que no verifica con la realidad. No hay apoyos para los sectores primarios de la economía, sí, pero solo a los poderosos o con capacidad economía, que hace el Papas And Beer abierto, ¿y “Los globos”, no?, este disfraz de oveja de MORENA, cuyos colmillos son afilados, francamente me tienen hasta la madre.

Pero, ¿nos damos cuenta? ¿Estamos notando lo mucho que hemos fracasado en el intento de proteger a los más susceptibles de la pandemia? Todos hemos tenido que hacer sacrificios, unos mayores que otros, cosas tan mundanas como ir a comprar un libro, o simplemente estar solo con tus pensamientos y celular, viendo la pantalla, degustando un café, hasta la cancelación de bodas, no poder ir a un funeral, etc… Pero pareciera no importar. Hemos degradado tanto nuestra forma y tejido social, que que importan unos cadáveres más, unos cadáveres menos.
Pareciera ser que olvidamos rápido que otro tipo de gobierno es posible, que no tenía por qué ser así, que pudimos haber tenido una respuesta ejemplar, basado en los meses de preparación que tuvimos en México frente a la pandemia.

Que el Gob. Local Ensenadense pudo haber implementado un programa de testeo y rastreo agresivo, se ubica un contagiado, y se pone a su círculo social con el que haya tenido contacto en cuarentena. Pero ni eso se pudo hacer.

Mejor se prefirió hacer como el que trabajo, mientras funcionarios tenían sendas fiestas. México, tendrá las tasas más altas de muerte por Covid, Ensenada es el centro de la pandemia en el Estado, siendo el tercer municipio en términos de población.
¿Nos daremos cuenta? ¿haremos algo?