Muy pocos pueden “quedarse en casa” ante contingencia

Por Nelly Alfaro

Ensenada.- A pesar de las recomendaciones por la contingencia de Covid-19 hay personas que no pueden quedarse en casa pues a diario deben llevar el sustento a sus familias.

Tal es el caso del señor Agustín Benítez, quien se dedica a la reparación de calzado y no puede cerrar su negocio porque no hay otra manera de adquirir una entrada de dinero que pueda solventar los gastos de su hogar.

“Ha bajado el ingreso porque la gente está asustada y no sale, pero, yo no puedo cerrar y aunque tengo pocos ahorros, tengo que continuar con mi actividad diaria”, relató.

Él, llegó hace 3 años del estado de Guerrero, y se estableció en una colonia de la periferia con un pequeño local de reparación de calzado y talabatería. Es el proveedor de su familia, el cual está conformada de 3 hijos y su esposa.

Refirió que desde que inició la contingencia sus ingresos han bajado un 50% y lo que gana, es destinado a alimentación, medicamentos preventivos y gastos fijos como renta y los recibos del hogar.

Señaló, que su familia se encuentra resguardada; por su parte, sale a trabajar con algunas medidas de prevención, aunque asegura, no las ha seguido conforme a las recomendaciones del sector salud.

“Yo no puedo ponerme en cuarentena porque los ingresos están bajos, y si lo hago, nadie va a llegar y decirme ten los 10 mil pesos para el mes. Esperamos que de verdad haya apoyos del gobierno federal para quienes nos vemos afectados”, enfatizó.

Del mismo modo, la señora Beatriz Leal, quien se dedica a la venta de ropa de segunda mano, relató que sus ingresos han bajado debido a que no hay clientes; pero, a pesar de eso sigue trabajando para “sacar algo”.

“Es muy difícil y a ver hasta cuándo se termina esto. De lo mismo de aquí tengo que ir guardando un poco para el mandado pero estos días, sí he batallado porque tengo que comprar comida, pañales, cosas y han subido su precio”, comentó.

Con miedo, sale a trabajar acompañada de sus hijos a quienes no puede dejar en su casa porque es madre soltera y espera “que no les pase nada”.