Nadie escuchó a Rubí; piden familiares justicia por ineficacia de autoridades

Por Nelly Alfaro

Ensenada.- A Rubí Ojeda no la mató su expareja, la mató la indiferencia de las autoridades a las que ahora su padre Eduardo Ojeda, pide justicia.

Visiblemente afectado, denunció que el Ministerio Público ignoró las denuncias que hizo Rubí en contra de su homicida, las cuales fueron dos y una carta de restricción que había para su asesino.

“A mi hija no la escucharon, se burlaron de ella las autoridades. Si las personas que están al servicio, no sirven que pongan sus tiendas de chicles. Les dijo a tiempo y decidieron las nuevas leyes que no es delito y él tuvo ayudantes y cómplices; que vayan a la cárcel”, recalcó.

El señor Ojeda, compartió que su hija Rubí nunca perdió sus ganas de vivir; tenía esperanza en la justicia y por su formación como abogada prefirió, hacer las cosas por la vía legal, sin que obtuviera respuesta.

“Pido a las mujeres que hablen y si nos las escuchan y no son resguardadas como debería ser, se comuniquen con la comunidad. Le deseo de corazón a la familia del asesino que Dios los proteja y yo me haré cargo de mi nieto”, manifestó.

Asimismo, solicitó ser atendido por el gobernador del estado, para exponer su caso e impedir que haya más casos como el suyo; externó que teme por la seguridad de su nieto y demás familiares, pues familiares del feminicida pudieran actuar en su contra.

“A mi nieto no me lo tocan. Me tocó la desgracia de tener un cielo gris y tengo que limpiarlo para darle a mi nieto un cielo azul, lleno de vida y esperanza lo que la familia asesina nunca tuvo”, externó.

El padre de Rubí relató que estuvo 10 horas secuestrada, la lastimaron e intentaron ahorcar, la persiguieron junto con su hermana, y fueron pruebas que se presentaron ante el Ministerio Público, sin que fueran tomadas en cuenta.

Manifestó su enojo hacia quienes no ayudaron a Rubí, incluso en su trabajo, pues se permitió la entrada de quien la privó de la vida.

“Mi hija fue correteada y llegó a la delegación y el funcionario, le negó protección en ese momento. La familia del asesino estaría felices de que estuviera vivo, pero, ahora las flores que le llevarán se van a marchitar y quiero hacer conciencia en la gente”, finalizó.