¡Puñal y maricón ya no! (Simplemente María).

Por Miguel Alfaro García

images (1)¡La verdad que lastima! Que habiendo otras cosas mucho más importantes por las que hay que debatir y discernir, para poder establecer lo que en verdad es malo y lo que en realidad es bueno para la sociedad en general, sin limitarse al favorecimiento de grupos en especial o bien, dedicando el tiempo solamente a sectores individuales que podrían reputarse de privilegiados por ser foco de atención y de debate, de los “Burros Sabios de La Corte”. Como lo es el caso del que hablaremos, sin tratar de herir las susceptibilidades de nadie en particular.

Pero nada más de cuenta usted amable lector.

En este país de contrastes cinco brillantes abogados, con múltiples maestrías, reconocidos doctorados y aparte, Ministros de la Corte, se devanaron los sesos y al final de un estudio concienzudo arribaron a la conclusión, de que las palabras MARICON Y PUÑAL eran peyorativas y sumamente ofensivas y lo que es peor después de una sabia reflexión, determinaron que quien las profiriera en contra de alguien, podría llegar a ser sancionado.

Desde mi percepción y yo creo que también de la suya, hay otras cosas más relevantes en las que pudieran estos doctos señores aplicarse.

Pues para noticia de ellos, hay otras palabras que me parecen más ofensivas para la persona humana que tenga conductas diferentes, y jamás, nadie se había preocupado por incluirlas en la lista de las palabras negras o altisonantes, por ejemplo la que empieza por la “P” (pe). O la que comienza con la “J” (Jota).

En ese sentido se me hace muy ligera la actuación de esos ministros, porque su brillante tesis, nos costó más de seis millones de pesos, pues cada uno de ellos recibe la friolera de seiscientos mil pesotes, ¡Oyó Usted bien! la cantidad de 600  mil pesos.

Y luego me pregunto, ¿Qué no haría una familia pobre con esa cantidad de dinero? Para enseguida contestarme, yo creo que iba a hacer algo más productivo, que decirle a la sociedad que maricón y puñal son malas palabras, y  eso al margen de doctorados y maestrías, que para colmo a nosotros nos han costado.

Pues no creo que de su propio peculio ellos.-Los Ministros.- se lo hayan pagado, porque cada funcionario de la corte tiene tras de sí un cumulo de títulos y grados de sapiencia, emitidos la mayoría por Universidades allende las fronteras y mares circundantes a nuestra República.

¡Qué lástima! ¡Qué desperdicio de talento! Cuando nuestro México se desangra por todos lados, estos señores ocupándose de cosas tan superficiales y tan baladíes.

Mente superflua decisiones superfluas. ¡Así las califico yo! Y desde luego también me pregunto, ¿Qué no será lo mismo actuar de ese modo, que sentarse cerca de un hormiguero y poco a poco ir desprendiendo la parte trasera de cada una de las que vayan saliendo del agujero?

Para el caso es lo mismo o ¿No? La respuesta se las dejo a ustedes amables lectores y despedida no les doy porque no la traigo aquí, pero si puedo mandar el saludo más Mexicano y más expresivo que pueda haber.-De esos que recuerdan con mucho énfasis a quien nos trajo al mundo.-Para aquellos Ministros que ocuparon su tiempo en resolver “Tan importante caso” que sin duda nos dejará tan bien parados ante la comunidad internacional.

La intención no estaría completa, si no se incluye en el saludo a todos aquellos que solapen o permitan que las cosas se tomen así de esa manera tan superficial.

Para Rada Noticias

¡Nos vemos en la próxima!.