Rezago social y delincuencia; así es la Popular 89

Por Nelly Alfaro

Ensenada.- Ubicada al noreste de la ciudad, la colonia Popular 1989, llamada así por la fecha de su fundación,  es de las más grandes de Ensenada y la que mayor rezago y alta incidencia delictiva presenta.

Cuentan algunos habitantes de ahí, que los fundadores de la colonia fueron invasores que después de muchos años, adquirieron la cesión de derechos de las tierras, pero, que actualmente, algunos siguen luchando por la certeza jurídica de estas; la gente “sigue llegando”, afirman.

De acuerdo a estadística de la Fiscalía General del Estado, el narcomenudeo es el delito más común en la zona y sus alrededores, seguido de la violencia intrafamiliar; la incidencia es del 54% según los datos de este año.

Asimismo, por su naturaleza, la colonia identifica pocos establecimientos comerciales, sin embargo, la característica es la informalidad y pocas áreas recreativas, que impiden, según testimonios, que la gente pueda sentirse segura.

Tal es el caso, de Nohemí, que desde que inició la pandemia se ha visto en la necesidad de “emprender”; se quedó sin trabajo y tuvo que quedarse al frente de sus familia, la cual consta de 3 niños. Vender ropa de segunda mano, fue la opción.

“Me tuve que dedicar a la vente por Facebook, porque de otra manera pues no iba a salir adelante con los gastos. La colonia es poco segura para poder poner cualquier cosa. Hay mucho malandro y en un ratito seguro me iban a quitar todo. La verdad es todo un reto vivir aquí, pero, no me quejo mucho porque de perdida esto ya es mío”, relató.

De la inseguridad, no quiso hablar mucho. Dice es bien conocida la colonia (hasta memes hay, dijo). Pero, sí compartió la falta que hace que haya lugares de recreación que servirían para prevenir que los adolescentes y niños anden en las calles sin supervisión, pues la mayoría, “se la pasa solos todo el día”.

De los poco más de 7 mil habitantes de la Popular 89, 2 mil son menores de edad; solo hay un sitio acondicionado por el gobierno municipal, que actualmente opera como comedor comunitario por el estado. Está prácticamente abandonado y cerrado para quienes desean hacer alguna actividad física.

La mayoría de las calles paralelas a la principal (Calafia), no están pavimentadas y los acceso, platican los residentes, es muy complicado en temporada de lluvias. Con carro, no se puede, dicen.

Abel, quien vive en la colonia desde hace casi 8 años, manifestó que desde que llegó no ha visto concretarse ninguna obra.

“Prometieron que iban a arreglar las calles y nada, prometieron que iban a poner agua y hay muchas partes, que ni siquiera cuentan con drenaje. Cuando llueve, tiene que pasar la máquina para poder pasar porque se hacen unas zanjotas, y los carros se madrean”, dijo.

La calle principal está pavimentada; a lo largo, se pueden ver mercados, tiendas de abarrotes y otros establecimientos, sin embargo, entrando a las calles alternas, el rezago es evidente. La estación policial, más cercana queda a pocos minutos, así como una base de la Cruz Roja Mexicana, que atiende a la periferia.

Seguridad y Prevención del Delito

La Dirección de Seguridad Pública Municipal, recientemente, llevó a cabo la  capacitación para el uso correcto de los botones de pánico vecinal, a residentes de la zona.

La subdirectora de Prevención del Delito, María Elena Monreal Mendoza, informó que se les brindó el curso a representantes de familias que residen en la colonia Popular 1989, Puerto Azul y Rosas Magallón, donde obtuvieron herramientas para el buen uso del dispositivo, que puede ser utilizado para requerir apoyo en caso de peligro o emergencia.

Durante situaciones de riesgo, las familias  o personas afectadas que están imposibilitadas para hablar, sólo con presionar el botón se emite una alerta directa a C4, en donde se cuenta con un registro de datos con información clave del usuario, lo que agiliza el trámite de atención y tiempos de arribo de la corporación correspondiente”, manifestó.

Desarrollo e infraestructura

El gobierno municipal, en el mes de marzo dio a conocer siete proyectos que se realizarán en el puerto de Ensenada con recursos del Programa de Mejoramiento Urbano, lo que permitirá tener recursos por más de 250 millones de pesos para estos proyectos emblemáticos.

 

Las construcciones abarcan un complejo deportivo (con módulos y juegos infantiles), parque y faro en la Colonia 89, en el que se aprovechará  la cañada del lugar para distribuir equipamiento.

 

Estas obras, entusiasman a la comunidad que ahí reside, pues significan mayores oportunidades para las futuras generaciones, que afirman, se encuentran con pocas posibilidades pues las carencias en la colonia, derivadas de la inseguridad, aumentan.