Analizan posible reapertura de restaurantes a un 25% de capacidad

Por Yuver Maceda

Ensenada.-  Con el fin de evitar que más negocios cierren sus puertas, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), acordaron con el gobernador del  y los cinco alcaldes del estado para ver de qué manera reactivar al sector.

En una reunión privada, Miguel Ángel Badiola Montaño, Secretario General del Consejo Ejecutivo Nacional de Canirac, explicó que hay  desesperación en la industria restaurantera ante la crisis.

“Se está en muriendo  y muchos no van a poder abrir;  estamos hablando no solo de uno o dos restaurantes, sino de grandes cadenas”, señaló.

Durante el encuentro, dijo, se habló de la importancia del piso parejo, de los protocolos de seguridad sanitaria en los establecimientos y de lo necesario de priorizar la salud de los comensales.

“Tanto el gobernador como los alcaldes dejaron claro que están de nuestro lado y que están conscientes de lo difícil que ha sido la situación durante la contingencia, pero que es vital tomar en cuenta las medidas de salubridad”, comentó.

Por lo que se abordó la manera de cómo adaptar a la industria gastronómica en el semáforo anaranjado, donde la única petición de los empresarios, de momento, es que les permitan abrir a una capacidad del 25%.

El Secretario General del Consejo Ejecutivo Nacional de Canirac mencionó que el organismo ya hizo entrega del protocolo de prevención y salubridad para el sector restaurantero, mismo que fue avalado por la Secretaría de Salud a nivel federal.

Con base a lo que acuerde con el gobernador,  el viernes se reunirá nuevamente con los munícipes para mostrar en qué situación se encuentra cada alcaldía y la posibilidad de cuándo se puede entrar al semáforo naranja, donde la capacidad de los restaurantes podría ser ya del 50% de aforo en los comedores.

Miguel Ángel Badiola mencionó que en el estado existen 10 mil establecimientos, de los cuales alrededor del 35% ya no estará en posibilidades de abrir sus puertas, por lo que es impostergable la reapertura; tan solo en Ensenada se han perdido 10 mil empleos, sin mencionar toda la cadena de valor que también se ve afectada.

“De ahí la desesperación. Pero, sin duda, esta fue una reunión que nos deja buen sabor de boca porque eso es lo que siempre hemos venido haciendo en Canirac, el trabajar en equipo con la autoridad “, externó.