Impera clima de incertidumbre alrededor de la economía mexicana; es solo el comienzo

Por Colaboración

Ensenada.- Desde el 2019, expertos alertaban sobre un fenómeno de bajo crecimiento económico para México. El 2020 sería un año complicado para la economía mexicana y las cifras lo evidenciaban con una expectativa de crecimiento de 0%.

Economía interna

El Dr. Manuel Lecuanda Ontiveros, profesor e investigador experto en economía, señala que México ya presentaba síntomas de una contracción del crecimiento económico, con una situación estable en finanzas públicas, pero de poco crecimiento.

 “Ya nos encontrábamos en una situación donde no estábamos siendo igualmente productivos que en otros períodos; además, se contrajo el gasto de gobierno y las importaciones, esto implicó el decrecimiento de nuestro Producto Interno Bruto (PIB) en términos reales”.

Por su parte, el Dr. Eduardo Durazo Watanabe, académico e investigador en temas de desarrollo regional, emprendimiento e innovación, sostiene que la economía mexicana está enfrentando un panorama negativo, en especial por la conjunción de tres fenómenos.

“El primer fenómeno es interno, a nivel nacional, y es respecto al nulo crecimiento económico, porque, aunque tenemos buenas finanzas públicas, no se están tomando las medidas económicas adecuadas para incentivar más la productividad; el segundo fenómeno es el tema del petróleo, panorama internacional complejo; y el tercero es la contingencia sanitaria por el COVID-19”.

El petróleo y la crisis internacional

Al respecto, el Dr. Lecuanda señala que derivado a que no hubo acuerdos entre Arabia Saudita y Rusia sobre la oferta de petróleo, el primero decidió aumentar la producción, originando con ello una estrepitosa caída del precio del crudo, afectando severamente a México, pues el petróleo sigue siendo una de las principales fuentes de ingreso del país.

“Actualmente a México ya no les es rentable producir petróleo. Aunado a esto, el panorama internacional de inversiones en el sector se ha visto muy deprimido, dado que no es un buen momento para invertir en ningún sentido en los mercados internacionales; las bolsas, los flujos de inversión se han contraído precisamente porque no es momento de inversión, y esto afecta tanto en términos financieros como en términos de valor de nuestra moneda”, señaló el académico.

Crisis sanitaria por el COVID-19

“Respecto a la crisis sanitaria que estamos enfrentando, esta implica la contracción de la oferta, es decir, hay menor oferta, menos bienes producidos, y, por otro lado, el aumento de la demanda, esto a raíz de las compras de pánico que se están haciendo en todo el país”, destacó el Dr. Durazo.

Ambos expertos, coinciden en que, estos tres escenarios han generado tanta incertidumbre en la economía, que el panorama es negativo porque se está afectando sobretodo la toma de decisiones económicas.

Asimismo, los académicos adjuntos a CETYS Universidad, consideran que el gobierno no está generando las opciones o las políticas económicas necesarias en una situación como ésta, tan es así que las distintas calificadoras ya han pronosticado una caída para finales de este año del 4% del PIB, lo que derivará en una crisis severa en México.

“Estamos hablando de una crisis que está empezando. Desafortunadamente apenas estamos viendo el inicio de un panorama que se empieza a ver, dejará todavía más estragos a mediano y largo plazo porque todos los sectores se están frenando al no haber producción de bienes. Recordemos también que según la OCDE somos una de las economías que tiene un sector informal muy fuerte y se incrementará aún más”, sostuvo Durazo Watanabe.

¿Qué hacer?

Ante esta situación, a decir de los dos expertos, si bien el gobierno ha tomado algunas medidas, todo parece indicar que han sido insuficientes en torno al tema económico, porque no están previniendo que este efecto va a ser mucho mayor.

“El Gobierno debe implementar las medidas expansivas adecuadas, y debería de estar diseñando ya algún programa de apoyo para los sectores más afectados. Les dejamos una serie de estrategias que ya se deberían de estar implementando al día de hoy”, señaló el Dr. Lecuanda. (Ver gráfico).

En conclusión, el Dr. Manuel Lecuanda destaca que el peor escenario ante esta crisis es la incertidumbre, “estamos viviendo una situación en la que no sabemos lo que va a pasar ni cuánto va a durar, pero, debemos redoblar esfuerzos para generar la certidumbre que tanta falta nos hace”.

Y, finalmente, el Dr. Eduardo Durazo hace un llamado a mantener la calma respecto a la toma de decisiones económicas, “no es momento de hacer demasiados cambios, al contrario, hay que mantener las inversiones, se debe de implementar medidas adecuadas, debe de haber continuidad en la actividad económica desde casa, cuando esto sea posible y sin dejar nunca de lado la contingencia sanitaria. Hemos salido de otros retos muy fuertes y hemos logrado salir adelante como sociedad y no creo que ahora sea la excepción”.